El costo nivelado de la energía marina en Chile, así como modelaciones avanzadas de este fuente energética y una guía de implementación son algunas de los diez proyectos que actualmente realiza el Centro de Investigación e Innovación en Energía Marina (Meric en inglés), el cual comenzó sus operaciones en 2015, encontrándose su dirección ejecutiva en Santiago.

El Centro es conducido por un consorcio liderado por la empresa Naval Energies, donde participan como co-ejecutores Enel Green Power, la Universidad Católica, Fundación Inria Chile, la Universidad Austral y Fundación Chile.

Avances

Dernis Mediavilla, coordinadora técnica de Meric, señala a ELECTRICIDAD que estas investigaciones se desarrollan simultáneamente y son multidisciplinarias, en la línea de “adaptación de tecnologías, tratamiento del recurso y corrosión marina, entre otros”.

“Todos estos proyectos están avanzando en distintos frentes y lo que se busca es armar el rompecabezas de la energía marina en Chile para impulsar su inserción en la matriz, lo que requiere de un esfuerzo multidisciplinario, por lo que nuestros equipos de investigación tratan de responder preguntas desde distintos ejes, que apuntan a entender cómo se podrían instalar y operar máquinas, con sus adaptaciones”, señala la especialista.

Según Mediavilla, este año se evaluará el trabajo realizado y se presentará una propuesta sobre la segunda fase, la que contempla avanzar en el área de la tecnología, añadiendo que es necesario considerar que la tecnología en materia de energía marina ha cambiado en los últimos años, por lo que es necesario definir cuáles serán las más pertinentes para las condiciones que tiene Chile.

[VEA TAMBIÉN: Prueban en el mar materiales de embarcaciones para usarlos en futura generación de energía]

La especialista destaca que la investigación sobre el conocimiento del medio en que se puede desarrollar la energía marina es clave, pues es necesario “entender cómo las tecnologías serían afectadas por las distintas cargas que tiene el oleaje y las corrientes, así como comprender la cadena logística de Chile”.

“Otra área de trabajo va a estar enfocada en dimensionar el valor que la energía marina puede entregar al país y este es un ejercicio que esperamos se pueda comenzar este año”, agrega.

Mediavilla también destaca que la idea es avanzar en temas como la reacción de materiales al agua, para “aportar en futuros desarrollos de la energía marina”.

“Creemos que Chile tiene una necesidad energética que podría ser cubierta por la energía marina y que podría apoyar el desarrollo de de nichos específicos como: comunidades locales, pequeños emprendedores e industrias cercanas al mar”, afirma.

Los proyectos

1.- Evaluación del Recurso y Caracterización de Sitios

2.- Biofouling

3.- Corrosión

4.- Adaptación de tecnología a amenazas naturales y restricciones locales

5.- Asesoramiento ecosistémico y percepciones humanas

6.- Diseño de una Guía para la Implementación de Energías Marinas en Chile

7.- Mamíferos Marinos y Uso del Hábitat

8.- Laboratorio Mar Abierto

9.- Costo Nivelado de Energía (LCoE) Marina en Chile

10.- Modelación Avanzada en Energía Marina