(Reuters) La eléctrica española Endesa  informó que su resultado operativo bruto (Ebitda) alcanzó los 3.627 millones de euros en el ejercicio 2018, superando la nueva meta fijada en noviembre por la compañía para el cierre del año.

La cifra de Ebitda, que aumentó 2% respecto al año previo, estuvo por encima de los 3.500 millones de euros que el grupo se puso como meta en noviembre, cuando la elevó en 100 millones ante la buena marcha del negocio liberalizado de electricidad y gas.

En una nota de prensa, el grupo controlado por la eléctrica de capital público italiano Enel justificó el resultado alcanzado en 2018 “fundamentalmente, a la buena gestión del negocio eléctrico, a la recuperación del margen del negocio de gas y a la estable evolución del mercado regulado”.

Por otra parte, la compañía mostró un descenso de 3% en su beneficio neto atribuible hasta los 1.417 millones de euros, afectado por una dotación de pérdidas por deterioro de la central térmica de Alcudia (Baleares) por importe de 158 millones de euros.

La dotación se realizó “tras analizar las actuales condiciones regulatorias y de mercado, que han afectado a la vida útil de la planta”, informó la empresa.

Los ingresos de Endesa crecieron 1% el pasado año hasta los 20.195 millones de euros. Endesa declaró que ha propuesto el pago de un dividendo por acción de 1,427 euros brutos con cargo al ejercicio 2018.