(El Mercurio) La ciberseguridad es un tema que llegó para quedarse. De hecho, el Gobierno ya presentó un proyecto de ley que modifica la actual legislación de delitos cibernéticos; pretende avanzar en el proyecto de ley de protección de datos personales; y además prepara una propuesta de Ley Marco de Ciberseguridad que presentarían el próximo año.

A nivel internacional este tema también está dentro de las prioridades de las grandes organizaciones. En 2016 los daños por amenazas cibernéticas significaron pérdidas por cerca de 500 billones de euros en todo el mundo.

Es por esto que distintas empresas internacionales como Siemens, IBM, Airbus y Telekom crearon la iniciativa de seguridad “Charter of Trust” (Protocolo de Seguridad), la que busca responder a la necesidad de una red global donde los actores claves logren un consenso sobre los principios básicos para un mundo digital seguro.

Natalia Oropeza, Chief Cybersecurity Officer de Siemens -quien además forma parte de esta iniciativa- asegura que la ciberseguridad es algo que se tiene que tomar “muy en serio”, ya que el mundo digital actual está lleno de vulnerabilidades por su propia naturaleza. “Todavía no hay una concientización general y adecuada de lo que es el tema”, afirma.

[VEA TAMBIÉN: Empresas aumentan inversión en ciberseguridad en Chile]

Oropeza sostiene que para mitigar estos riesgos hay que asegurar una cooperación entre las organizaciones. “Si los hackers ganan, todos perdemos. Esto no se debe ver como un tema para ser más competitivos, sino que como un fundamento. Es algo que las empresas difícilmente pueden controlar por sí solas”, apunta.

Así, explica que lo que se hace en otros países es establecer foros donde las empresas puedan cooperar e intercambiar la información sobre los posibles escenarios de ataques y riesgos que puedan ocurrir, pero en donde las autoridades debe aportar. “La cooperación es fundamental, también entre las empresas y entidades de Gobierno, porque las autoridades poseen información que pueden ayudar a prevenir ataques o a instalar mejores medidas de prevención”.

Además, señala que las leyes deberían ser a nivel global y no solo nacional, situación que ya ocurre en Europa. “Los países latinoamericanos deberían tomar las referencias y ejemplos que ya hay en países que están más avanzados”.

Las inversiones en ciberseguridad señala que dependerán del tamaño y estado de las empresas. No obstante, recomienda que se asigne al menos un 10% del total del presupuesto. Por otro lado, indica que el Estado debe regular que se haga una instalación adecuada en las medidas de seguridad.