(La Tercera-Pulso) El crecimiento de la economía y la mayor confianza del empresariado en el futuro de ésta no han logrado reflejarse en el ingreso a tramitación ambiental de nuevas iniciativas de inversión.

Así lo dejó ver un informe elaborado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), en base a datos del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEA), que mostró que al tercer trimestre del año ingresaron a tramitación 181 proyectos, cifra que es 23,5% más baja que el promedio histórico trimestral, reportado desde 2009 y que alcanza a 238 iniciativas.

El estudio también reflejó que en el caso de los montos de inversión que implican los proyectos, se generó un escenario similar. Eso, dado que las iniciativas que entraron a trámite sumaron US$6.313 millones, versus los US$9.766 millones que registra el promedio histórico para el trimestre, implicando una diferencia del 35,36%.

Así las cosas, el análisis reconoce que durante el tercer trimestre del año los niveles continúan bajos respecto del promedio histórico desde 2009. Sin embargo, destaca que ha mejorado el margen, en cuanto a exhibir resultados al alza por tercer trimestre consecutivo.

De igual modo, respecto a la inversión señala que se ha mantenido en niveles bajos por cuatro trimestres consecutivos, evidenciando una persistencia en el escenario de escasez en cuanto a ingresos de grandes proyectos, situación observada durante el trimestre anterior.

[VEA TAMBIÉN: Inversión ingresada a trámite ambiental baja 74% y anota peor tercer trimestre desde 2009]

El abogado ambiental y ex fiscal del Ministerio de Medio Ambiente, Jorge Cash, explica que este contexto de menores ingresos de iniciativas se explica por la reforma al SEIA y las crisis ambientales que se han registrado en el país.

“Hay dos factores que no han podido abordar adecuadamente (el gobierno). En primer lugar, una reforma al SEIA que quedó empantanada y ha sido altamente criticada, pero que mantiene en la agenda del gobierno con alta prioridad y, en segundo lugar, la crisis ambiental que se ha desatado en zonas vulnerables de Chile, que indudablemente introducen un factor de incertidumbre a los titulares de proyectos al momento de ponderar las consecuencias de la tramitación ambiental”, explicó.

Buenas perspectivas

Si bien el gerente de estudios de la CChC, Javier Hurtado, reconoce la incertidumbre que genera la reforma al SEIA para los inversionistas, señala que el próximo año se acrecentaría la tendencia al alza en el ingreso de proyectos a trámite ambiental.

“Desde 2014 en adelante hemos estado bajo el promedio histórico y claramente estamos viendo un repunte tanto en el número de iniciativas que ingresan en el sistema, como también en el monto. Se ve un pequeño repunte de la inversión futura”, puntualizó, añadiendo que ello “se da en el contexto en el que la economía está creciendo”.

“La confianza empresarial es positiva y la inversión está repuntando. Todos esos elementos redundan en que las empresas empiezan a tener mejores expectativas y manifiestan su interés en hacer proyectos”, sostuvo, agregando que el repunte debería quedarse en 2019, siempre y cuando no haya factores externos que se aparezcan en el camino.

“El 2019 va a estar impactado por el buen crecimiento de 2018 que va a ser de 4% y eso va a traer un buen ánimo para la inversión, si es que no pasa nada entremedio. Hay riesgos mundiales que están ocurriendo, como la guerra comercial”, dijo Hurtado.

En otro punto, el informe también mostró que las aprobaciones de las iniciativas se mantienen “en un franco estancamiento”, desde mediados de 2015. Sin embargo, destacó los montos aprobados exhiben niveles superiores al promedio histórico desde 2009, que son consecuencia de la aprobación de dos megaproyectos mineros: Quebrada Blanca Fase II y Adecuación Operacional del Depósito de Relaves y Optimización del Proyecto Sierra Gorda, ambos ubicados en la zona norte del país.