(El Mercurio de Calama) Chile, y el salar de Atacama en específico, posee el 50% de las reservas de litio del mundo 7,5 millones de toneladas estimadas. Cifra que se traduce en 40 millones de toneladas de carbono de litio equivalente (LCE), que es utilizadoen un 35% en la fabricación de baterías; 22% en aplicaciones de vidrio cerámico; y un 14% en grasas lubricantes.

En este contexto, el director de la Escuela de Minería y Recursos Naturales de la Universidad Central y exasesor de Soquimich por 15 año, Marco Alfaro, explicó que el gran desafío que tiene el país en la actualidad es desarrollar una industria que genere valor agregado en torno a este commodity.

Valor agregado

«Hay que crear una Sociedad Chilena del Litio que se haga cargo de la investigación y de todos los usos que podrían dar valor agregados a los chilenos (…) creo que el desafío siguen siendo las baterías, hacerlas más eficientes, de volúmenes más pequeños y económicas, eso sería ideal. Basta ver el tamaño que tenían los celulares hace unos años y el que tienen ahora», explicó el experto, quien relevó también el rol clave que tendrá la electromovilidad en el reemplazo de los vehículos convencionales que utilizan combustibles fósiles.

Bajan las leyes

Para el ingeniero civil de Minas y doctor en Sciences et Techniques Miniéres de la Ecole Nationale Supérieure des Mines de París, existe otro punto tan importante como generar valor agregado en el futuro del litio: «fui asesor de SQM por más de 15 años y cada año estudiaba la variación de leyes de litio del salar y esas leyes están disminuyendo en un 5% cada año», advirtió.

«SQM explota dos zonas en el salar de Atacama, uno es el SOP y la otra es el MOP (sulfato de potasio y muriato de potasio, respectivamente), y una de estas zonas que es la de mayor concentración de leyes de litio, se agota en cuatro años más, entonces si Chile no hace algo respecto del litio, pasará lo mismo con el nitrato. Hay que cuidar la materia prima, pero no se hace», agregó.

«Por qué se da la concesión a SQM que solo lo vende, pero no le da valor agregado, no hace baterías, ni pilas recargables, o investigación, por ejemplo, en las combinaciones, con aluminio, vidrio y la cerámica, con grasas lubricantes o con el aire acondicionado, y eso es malo para Chile, porque el litio se está agotando», agregó el profesional y académico.

[VEA TAMBIÉN: Demanda por litio crecería en torno al 15% anual y descartan caída del precio]

Enormes reservas

Alfaro detalló que el salar de Atacama tiene alrededor de 50 kilómetros de largo, 30 de ancho y una profundidad media de 40 metros. «Entonces, los recursos son incomensurables, son muy grandes, y hay que hacer una explotación estratégica y lo que hace SQM en la actualidad es que explota las mejores zonas , el MOP y el SOP, que son lugares que tienen una concentración de litio única en el mundo(…) conozco otros salares como Hombre Muerto y Salar de Rincón en Argentina, Uyuni en Bolivia, y no llegan ni a la mitad de lo que tiene el de Atacama», subrayó.

En este mismo sentido recalcó que Chile tiene una ventaja comparativa, «pero la estamos agotando, porque estamos sacando lo mejor en la zona sur del salar, donde la explotación de litio es muy barata, porque es un líquido (salmuera) y el costo minero es muy bajo y también de procesos, porque dada la alta radiación que tiene el salar el proceso es muy rápido a diferencia de otros salares en que el litio está contenido en rocas. Lo dramático es que están disminuyendo las leyes y se está sacando cada vez más rápido», insistió.

Polo de innovación

Consultado sobre sus esfuerzos para generar valor agregado en la industria nacional del litio, el gerente de Desarrollo Estratégico de Albermarle, Ney Fauré, empresa estadounidense que posee permisos de explotación en el salar de Atacama, junto con Soquimich; explicó que la filosofía de la empresa es contribuir a la innovación a nivel mundial y aportar con los insumos clave para el desarrollo de nuevas tecnologías en sectores como la industria electrónica, energética y transporte. «Nuestra participación en estos mercados va más allá de proveer de materias primas, somos una empresa que desarrolla investigación para responder a los desafíos tecnológicos del futuro», dijo.

Asimismo, el ejecutivo recalcó que Albermarle no solo es una empresa productora de litio y en Chile se ha propuesto generar un ecosistema productivo e invertir fuertemente en I+D (Investigación y Desarrollo) lo que trae consigo mejoras en la competitividad, productividad y desarrollo de capital humano, posicionando al país y especialmente a la Región de Antofagasta como un polo de innovación.

Como parte de este esfuerzo mantienen alianzas con la Universidad Católica del Norte, el centro de Investigación Avanzada del Litio y Minerales Industriales de la Pontificia Universidad Católica de Chile, con la empresa Nanotec Chile y con el Centro de Desarrollo Energético (CDEA) de la Universidad de Antofagasta, precisaron desde la empresa minera.

Sumaron investigador

Por su parte, Soquimich informó que a fines de 2017 contrató al ingeniero químico e investigador Emilio Bunel, quien es magíster en Ingeniería Química en la Universidad de Chile y doctorado en Química en el Caltech (California Institute of Technology).

El profesional se desempeña como gerente de Innovación en la Vicepresidencia de Desarrollo y Planificación, desde donde desarrolla actividades para aportar conocimiento para el desarrollo de la empresa a corto plazo, mediano y largo plazo.