Hace 11 años llegó a Chile Marta Alonso Pelegrin, actual gerenta general de América del Sur de GES Global Energy Services Inc., empresa constructora especializada en proyectos de energías renovables. Proveniente de España, la Diplomada en Gestión Comercial y Marketing y Magíster en Energías Renovables, desde 2014 es directora de la Asociación de Energías Renovables (Acera), agrupación que cuenta con tres mujeres dentro de su directorio conformado por 11 profesionales.

“Llegué al mundo de la energía de casualidad hace más de 20 años, y poco a poco me fue cautivando este mundo fascinante. En este contexto las mujeres tenemos capacidades que los hombres no tienen y que ayudan a conseguir los objetivos de las empresas e instituciones”, cuenta Marta Alonso, quien actualmente está estudiando un Diplomado en Coaching en la Universidad Adolfo Ibáñez.

¿Qué diferencias ha notado en el tema de género entre Chile y otros países como Costa Rica o Italia donde le ha tocado trabajar?
Es evidente que el desarrollo económico de un país y el acceso de las mujeres al mercado laboral van de la mano y sí, he conocido países donde es muy difícil encontrarse con pares que sean mujeres, donde los ingenieros y los gerentes de las empresas casi siempre son hombres. Por eso me gusta tanto ver cómo ha evolucionado la sociedad chilena y especialmente, cómo va cambiando la mentalidad en las empresas, donde la presencia femenina se percibe cada vez más como algo positivo. Pero ojo, en Europa hoy la presencia de mujeres en los directorios de las empresas solo alcanza el 22%, lo cual indica el tremendo trecho de desafío que nos queda por delante.

[Vea también: Carolina Zelaya, secretaria ejecutiva (s) de la CNE: “No me gustan las cuotas de género, pero creo que son necesarias”]

¿Se ha sentido en desventaja por ser mujer para lograr puestos de trabajo?
Nunca me he sentido en desventaja por ser mujer cuando he optado a un puesto de trabajo, sin embargo, sí en el día a día y en la convivencia dentro de una organización a veces se viven y se perciben conductas machistas y misóginas, porque no sé muy bien dónde acaban unas y empiezan las otras. Y a decir verdad, creo que también me ha tocado trabajar más duro que algunos de mis compañeros hombres.

¿Cómo cree usted que se debe abordar la brecha de género en el sector y en Acera en particular?
Acera es un gremio que representa a más de 120 empresas del rubro de las energías renovables, en muchas de las cuales existen serios compromisos para alcanzar la equidad de género. Y en ese espejo es donde hemos de mirarnos como Asociación para acompañarlas en un largo y difícil camino que todavía nos queda por recorrer.

[Continúe leyendo esta entrevista en la sección Mujer y Energía de la edición de julio de Revista ELECTRICIDAD que se publicará en los próximos días]