(La Tercera) Alrededor de 64 árboles cayeron o bien tuvieron desprendimientos ayer en Las Condes, una de las comunas donde se registraron vientos de hasta 50 kilómetros por hora en la zona precordillerana de Santiago.

La situación produjo cortes de luz que afectaron hasta 23.264 clientes en La Reina, La Florida, Peñalolén, La Reina y Ñuñoa, pues las instalaciones eléctricas resultaron removidas por las ramas y troncos que cayeron sobre los tendidos.

El alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, aseguró que el área con mayores problemas se centró en Los Dominicos y San Carlos de Apoquindo, donde rápidamente acudieron las cuadrillas municipales a despejar el sector. A estos se
sumó la empresa Enel Distribución, que también dispuso de equipos adicionales para enfrentar la contingencia.

[VEA TAMBIÉN: Compañías eléctricas presentan sus planes de invierno para las regiones Metropolitana y de Valparaíso]

Según la firma, hoy se espera que alrededor de mil personas estarán trabajando en terreno y en atención a los usuarios. Estas cuadrillas están especializadas en reposición de postes y revisión de transformadores, los que resultan dañados con los vientos y ramas.

El fuerte viento también generó daños en algunas estructuras como es el caso de un muro del centro de
deportivo Juan Pinto Durán, sin que resultaran personas lesionadas. Debido a la suspensión del suministro, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles planteó que las compañías deben informar oportunamente sobre los cortes a través de las redes sociales y otras plataformas sobre el proceso de reposición del servicio en las comunas afectadas.