(La Tercera-Pulso) Dado que las ventas de vehículos eléctricos se aprestan a experimentar un aumento vertiginoso, se podría pensar que el sector automotor será el mayor impulsor del crecimiento de la demanda de cobre durante la próxima década. Pero no. Es así como lo ven analistas de BMO Capital Markets Ltd., quienes dicen que la demanda adicional del sector de las energías renovables será casi tres veces más elevada que el crecimiento visto en el sector automotor.

La utilización cada vez mayor de paneles solares y turbinas eólicas contribuirá a hacer subir los precios y desatará una búsqueda global de nuevas fuentes de abastecimiento en tanto el mercado se encamina hacia un déficit, dijeron los analistas del banco en una nota por correo electrónico.

[VEA TAMBIÉN: Ingresan a trámite ambiental cuatro nuevos proyectos de energías renovables]

Las instalaciones solares y eólicas incrementarán el uso anual del cobre en 4,35 millones de toneladas métricas para 2025, según BMO. Esto equivale a un 15% del consumo global actual, y se compara con el salto en la demanda de 1,5 millones de toneladas que se prevé en el sector automotor a medida que las ventas de vehículos eléctricos vayan adquiriendo ritmo.

No resultará fácil encontrar el cobre para alimentar el boom de las energías renovables, los proyectos actuales en marcha y con probabilidades de realización se hallan en el nivel más bajo en este siglo y serán necesarios precios más altos para incentivar a las compañías mineras a buscar nuevos depósitos, según BMO