(La Tercera-Pulso) Las acciones internacionales de la petrolera estatal argentina YPF SA valen un tercio menos de lo que los analistas han estado proyectando, en parte porque el presidente del país envió un mensaje confuso a los inversionistas sobre el mercado nacional de combustibles.

La diferencia entre los certificados estadounidenses de depósitos en custodia (ADR, por sus siglas en inglés) de YPF y el precio objetivo a 12 meses de los analistas promedió US$9,93 este mes. Se trata del diferencial más amplio desde febrero de 2016.

La brecha aumentó cuando la administración de la empresa cedió ante una solicitud del presidente Mauricio Macri de congelar por dos meses los precios del combustible, apenas unos meses después de haber defendido un regreso a la desregulación total.

Si bien la medida debería ayudar al gobierno a frenar la inflación, que alcanza el 25%, podría implicar pérdidas para YPF: después de que el crudo se recuperó y el peso argentino se debilitó, la medida lógica sería elevar los precios en las estaciones de servicio.

“Esto realmente ha generado ruido”, dijo Juan Manuel Vázquez, titular de investigación de capital y crédito de Puente Hnos S.A. en Buenos Aires.

[VEA TAMBIÉN: Argentina propondrá pagar en cuotas en 2019 los US$1.500 millones que adeuda en subsidios a producción de gas]

Esto, agregó, “da una señal confusa a los inversionistas cuando el gobierno y la compañía habían declarado previamente que el mercado se liberalizaba para siempre”.

Los inversionistas además están cautelosos con respecto a YPF y otras acciones en Argentina, dijo Vázquez, en tanto los legisladores intentan volver al país a la normalidad tras dos semanas de volatilidad en que el peso cayó y Macri solicitó ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Al cierre de ayer en Wall Street, el ADR de la compañía bajó por tercera jornada consecutiva, hasta los US$19,58 por papel. En contraste, el precio objetivo promedio a 12 meses actual llega a US$29,04