(Diario Financiero) El gerente general de Colbún, Thomas Keller, viene llegando de Argentina, país que visitó como parte de la delegación que acompañó al presidente Piñera en su visita oficial.

El trasandino es un mercado que la firma del grupo Matte está mirando para seguir con su internacionalización, que comenzó en Perú.

En paralelo, ven con atención los fenómenos del frente interno, en particular, por el impacto financiero que la dilución de los contratos de las distribuidoras y la masificación de los clientes libres, podría tener sobre la cadena de pagos del sistema, en particular de los nuevos actores de menor tamaño. Odia decir que advirtieron lo que hoy está sucediendo y dice que están preocupados.

¿En qué consiste la nivelación de la cancha que pide en la disputa de clientes libres? ¿Basta con la lista que entregó el Coordinador Eléctrico?

– Con eso se dio un paso importante. Nivelar la cancha implica que todos los actores tengamos acceso a la misma información y la identidad de los potenciales clientes es la base de eso, aunque hay otros aspectos que también son importantes como el acceso en tiempo real a los datos sobre consumos de cada cliente, porque eso permitirá brindar nuevos servicios de gestión eficiente. Oportunamente solicitaremos ese acceso.

– ¿Han enfrentado problemas para abastecer a clientes que están ubicados dentro de la zona de concesión de una distribuidora?

– No me voy a referir a eso.

– ¿Cómo están viendo la situación de sobrecontratación en el segmento regulado y el impacto que puede tener sobre el mercado?

– No me gusta tener que decir que lo dijimos y que, por ejemplo, la última licitación de suministro fue totalmente innecesaria. Este tema es preocupante porque implica una dilución de los contratos con las distribuidoras y, por lo tanto, habrá un impacto económico y por eso en Colbún estamos privilegiando y enfocados en captar clientes libres.

– ¿Ven un riesgo en la cadena de pagos a raíz de estas nuevas situaciones de mercado?

– Efectivamente. Es un tema que hemos planteado en reiteradas oportunidades y que hemos discutido en instancias con la autoridad. Por distintas razones hay que tomar medidas para asegurar la cadena de pagos del sistema. La dilución de los contratos con las distribuidoras es una de ellas, pero hay otras, como la exposición al mercado spot (mayorista) que han tomado algunos agentes y, en la medida en que eso sucede, se requieren mecanismos para resguardar financieramente la cadena de pago, que pueden ser garantías temporales renovables, porque hay riesgos financieros que requieren medidas oportunas.

[Vea también: Colbún iniciará operaciones comerciales de nueva planta solar y central hidroeléctrica]

Oportunidades en Argentina

– ¿Con qué sensación volvió de Argentina?

– Las señales son positivas al escuchar a los presidentes Macri y Piñera porque se da una coincidencia de valores, principios y objetivos, que hace décadas no teníamos con Argentina, donde tenemos tantas oportunidades de desarrollo conjunto. El energético es uno de ellos y ojalá esto se traduzca en negocios concretos, porque nosotros estamos mirando a Argentina.

– ¿Proyectos nuevos o compras?

– No descartamos ninguna alternativa, aunque lo ideal siempre que se entra a un país es hacerlo con activos en operación, con un management que conoce el mercado y, ojalá, con socios locales.

Descarbonizar más allá de lo eléctrico

Consultado sobre la descarbonización, Keller señala que “participamos del compromiso de no construir nuevas centrales a carbón y anunciamos que no construiríamos la segunda unidad de Santa María”. Respecto de los pasos siguientes, dice que serán activos, propositivos y aportando ideas en este proceso, “pero bajo principios como reconocer que la descarbonización va mas allá de la generación eléctrica. Es un desafío transversal”.

Explica que en el mercado eléctrico, el 45% de la generación es en base a carbón, por lo que hay que generar condiciones para que la descarbonización no afecte la seguridad del sistema eléctrico. Tema importante que hay que resolver -dice- es cómo remunerar los servicios complementarios que respaldan a las energías renovables. “Las señales de precio para que los agentes invirtamos en esas tecnologías es algo que también se requiere”, agrega. “Es muy difícil plantear una agenda con dimensiones temporales para la descarbonización en ausencia de un marco regulatorio que dé claras luces respecto de estas definiciones de remuneración y tecnología”, dice.