Con la ceremonia oficial de inauguración del buque petrolero “Brío”, efectuada en el Terminal Portuario de Talcahuano, Enap y la Compañía Marítima Chilena S.A. (CMC), filial de Empresas Navieras, (Grupo Urenda), sellaron una nueva fase de fortalecimiento en la relación comercial entre ambas compañías.

La actividad contó con la presencia de ejecutivos de CMC, encabezados por el presidente del grupo de Empresas Navieras, José Manuel Urenda; y representantes de la primera línea de Enap, liderados por su gerente de Refinación y Comercialización (I), Luis Manríquez, como también del alcalde de Talcahuano, Henry Campos; autoridades marítimas,  clientes de ambas empresas y representantes de ENAP Refinería Bío Bío.

Además del buque tanquero “Brío” Enap sumó en el último tiempo al buque “Pioneros”, “los cuales robustecerán su proceso de distribución de combustibles e importación de crudo y permitirán totalizar una flota total de cuatro naves tipo handymax (buque de carga granelero de menos de 50.000 toneladas de capacidad), los cuales, por su tamaño, permiten acceder a una mayor cantidad de puertos y abastecer de manera más eficiente y segura a un mayor número de clientes comerciales”, informó la empresa estatal en su sitio web.

“Con la incorporación de estas naves, logramos una flota homogénea de cuatro buques tanques, con los cual estamos optimizando la eficiencia y versatilidad de nuestra flota, y aumentando la cantidad de puertos a los cuales podemos abastecer con estas naves. Asimismo, este tipo de naves posibilita el transporte de mayor cantidad de distintos tipos de combustibles, por sus características de segregación de carga”, indicó Luis Manríquez, gerente de Refinación y Comercialización (I) de Enap.

El ejecutivo añadió que “esta iniciativa se enmarca en los lineamientos del Plan Estratégico 2014-2025 de Enap, que establece dentro de sus objetivos fundamentales, el fortalecimiento de la logística de abastecimiento y distribución de combustible, la mejora de nuestra posición comercial, con un fuerte foco en la calidad del servicio, al tiempo que garantizamos a nuestros clientes y nuestras propias refinerías un suministro seguro, limpio y eficiente de combustibles de alta calidad”, sostuvo el gerente (I) de R&C.

[VEA TAMBIÉN: Presidente de Metro y ex directora de Corpbanca se suman a Enap]

Luis Manríquez también expresó su satisfacción, debido a que los nombres “Brío” y “Pioneros” “fueron el fruto de un concurso interno que hicimos entre todos los trabajadores de Enap y que, por lo mismo, nos hace sentirlos más nuestros”.

El buque tanque “Brío” fue terminado de construir el año 2013 en los astilleros Hyundai, en Corea del Sur y cuenta con bandera chilena. Posee 183 metros de eslora, 49 mil 990 toneladas de peso muerto (DWT) y, al igual que “Pioneros”, posee una capacidad máxima de 53 mil metros cúbicos para el transporte de productos. El “Brío”, en tanto, cuenta con 12 estanques y 6 segregaciones que le permiten transportar de manera simultánea y segura distintos tipos de combustibles.

Entre las características principales de las naves destacan su condición ECOconsumo, que permiten una reducción en los consumos energéticos de su motor principal y de su maquinaria auxiliar de un 30% y una disminución de un 20% en sus emisiones de CO2, respecto de otras naves convencionales, lo que posibilita a Enap optimizar sus costos logísticos, con ahorros del orden de US$450.000 por concepto de consumo de combustibles por cada nave.

“Brío” reemplazará al Buque Tanque “Abtao” y realizará cabotaje para servicio de abastecimiento de clientes, principalmente en la zona norte, mientras que “Pioneros” sustituye al “Punta Gruesa” y estará dedicado fundamentalmente al abastecimiento de la Región de Magallanes.

El contrato entre CMC y Enap tiene una duración de 5 años, ampliables a un plazo máximo de 10 años. La relación entre ambas compañías nace de la política de diversificación de servicios de la estatal que busca innovar y ampliar su oferta de proveedores de alto nivel, nacionales e internacionales, que deseen invertir en Chile.