El uso de los llamados motores «bi-fuel», que son motores diésel que también pueden operar con gas natural son una de las tendencias que registra en el desarrollo de sistemas de respaldo energético para procesos industriales, según señala Samara Salgado, directora de marketing regional de Generac Power Systems.

La ejecutiva explica a Revista ELECTRICIDAD que los principales avances en este ámbito «se han dado en la rápida respuesta al entrar en la era digital con controles integrados fáciles de interconectar con otros equipos de respaldo. Esto ha llevado a otros avances como el poder tener sistemas de generación escalables, que puedan crecer conforme la necesidad energética del sitio se vea incrementada».

Salgado precisa que el respaldo de energía, además de dirigirse a la demanda de datacenters, hospitales, pequeños comercios, industrias manufactureras, actualmente se está extendiendo a centrales de generación.

[VEA TAMBIÉN: Consumo de data center apuesta por la energía solar]

A su juicio en este sector el foco se ha puesto en mejorar eficiencias de nuestras maquinas, haciendo los equipos más «conectables para la integración de los mismos a sistemas de monitoreo cada vez más accesibles».

«Chile es en realidad uno de los mercados más avanzados en cuanto a participación. Muchos mercados requieren de normas locales para introducir tendencias o sistemas que anteriormente parecerían un lujo. Chile por trabajo hecho en cuanto a estas normas, sobre todo de construcción y seguridad civil, requiere de la instalación de equipos de respaldo de energía en la mayoría de los sitios y construcciones. El gran desafío en Chile para nuestra industria es seguir cumpliendo con las regulaciones ambientales en cuanto a emisiones de gases de combustión y emisiones de ruido de cada producto nuevo», afirma Salgado.

La ejecutiva indica que las potencias de los equipos de respaldo tienen potencias de hasgta 3 MW para data centers . «Una tendencia muy clara se da en la industria de Telecomunicaciones donde vemos que en sus torres de transmisión la necesidad energética se ha reducido en los últimos años. Cuando en promedio se requerían unidades entre 20 kW y 45 kW ahora se requieren unidades entre 10 kW y 20 kW en su mayoría, esto debido a la alta eficiencia de sus propias cargas por lo consiguiente menor necesidad de instalar equipos de aire acondicionado», añade.