(Diario Financiero) El próximo 1 de abril la reforma laboral cumplirá un año de vigencia, y lo hará en un contexto que estará marcado por las más de 2.000 firmas que están habilitadas para negociar colectivamente con sus respectivos sindicatos -sea uno o más-, según un calendario de la Dirección del Trabajo (DT) al que accedió Diario Financiero.

En el listado destacan empresas relacionadas a varios sectores clave de la economía nacional, como son Codelco, Minera Escondida, TurBus, Clínica Vespucio, , AFP Habitat, Colbún, Abastible, Subus Chile, Carozzi, Essbio, U. de Los Andes, entre otros. Varias de ellas estarán en el foco de los expertos debido a lo conflictiva que han sido sus negociaciones en años anteriores, incluidas paralizaciones.

Minería: bajo la sombra de Escondida

El 2018 será un año intenso para varias firmas mineras, ya que según el calendario de la DT este año se realizarán cerca de 25 negociaciones colectivas, de las que nueve corresponden a Codelco y sus diferentes divisiones, entre ellas El Teniente.

Este año le corresponde sentarse a dialogar con sus trabajadores a Minera Lumina Copper, Minera Esperanza, Minera del Pacífico, Minera Los Pelambres, Codelco, CAP, entre otras firmas.

Sin embargo, una de las negociaciones colectivas más esperada por los analistas y el sector es la que deberá enfrentar Minera Escondida con su único sindicato. Cabe destacar que la minera cerró su proceso en marzo de 2017, tras una huelga de 44 días, acogiéndose al artículo 369 del Código del Trabajo, lo que le permitió al sindicato prorrogar la vigencia del contrato colectivo anterior por un plazo de 18 meses.

Considerando los tiempos, se espera que las partes deberán comenzar a negociar nuevamente en junio próximo para evitar repetir la paralización que tuvo serios efectos en la economía local.

AFP: Capital empezó y vendrían Habitat y Provida

La Administradora de Fondos de Pensiones Capital fue la primera firma en su rubro en negociar colectivamente con sus trabajadores en 2018.

Es más, por estos días la empresa busca concluir la negociación que ha estado realizando con uno de sus sindicatos. Respecto a sus servicios mínimos, cabe señalar que la DT otorgó a la firma una dotación de 48 personas en caso de huelga.

Otra de las compañías que deberá negociar este año es Habitat, la cual ha generado bastante expectación en la industria debido a la compleja negociación anterior que hubo en la compañía. Precisamente, en 2014 los trabajadores de la firma realizaron una paralización que se extendió por 32 días y que finalizó cuando los empleados de la empresa decidieron acogerse al artículo 369 del Código del Trabajo, para prorrogar el contrato colectivo anterior. Este año, según la información de la DT, les correspondería comenzar a negociar en mayo.

Por su parte, Provida deberá comenzar a negociar en noviembre.

Transporte: líneas aéreas y Transantiago a la pista

LAN Cargo, Subus Chile, Buses Vule, Alsacia, Express, American Airlines y Turbus, son algunas de las firmas que deberán pactar nuevos acuerdos laborales con sus trabajadores.

En el caso de las empresas ligadas al sistema de transporte público Transantiago, varias de ellas ya solicitaron a la Dirección del Trabajo la calificación de servicios mínimos en caso de huelga, resoluciones que por estos días estarían siendo analizadas por la entidad que lidera Christian Melis.

Desde el sindicato de Subus Chile señalaron que la empresa solicitó el funcionamiento del 88% de su planilla total de trabajadores en caso de huelga, lo que fue calificado como una solicitud “exagerada” desde el sindicato.

Una situación similar se replica en Buses Vule, compañía en la cual su contrato colectivo vigente caduca en julio. Según cercanos a la empresa, la firma habría solicitado una dotación cercana al 95%. Desde el sindicato, señalaron que la negociación de este año “será compleja” ya que han denunciado a la firma por prácticas prácticas antisindicales.

Electricidad, gas y agua: limitadas por factor estratégico

De acuerdo al texto de la Dirección del Trabajo, en 2018 vencen dos contratos colectivos de Colbún con sus sindicatos, uno en abril y otro en diciembre. Sin embargo, cabe destacar que la firma en 2017 fue incluida al listado de empresas sin derecho a huelga, por lo que si bien sus trabajadores pueden negociar colectivamente con su empleador, no tienen derecho a realizar una paralización de sus funciones.

Esta situación se replica en el caso de la empresa de servicios sanitarios Essbio, la que en 2018 deberá negociar los nuevos términos de, al menos, dos contratos colectivos con sus trabajadores.

En el caso de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), este año le corresponde a la firma sentarse a negociar con el Sindicato de Trabajadores del Petróleo ENAP Refinerías Aconcagua, liderado por Nolberto Díaz. La última negociación que tuvo este sindicato fue en 2014.

Otras empresas del sector que deberán negociar nuevos instrumentos colectivos son Abastible, Copec, Gasco, entre otras.

Salud: ya se inician los preparativos en clínicas

El calendario de la DT también muestra que este año caducarán contratos colectivos en Clínica Dávila, Clínica Vespucio, Clínica Alemana, Laboratorio Andrónico, entre otras entidades privadas pertenecientes al área de la salud.

En el caso de la Clínica Vespucio (ubicada en la comuna La Florida), el sindicato liderado por Sergio Nicolás deberá comenzar a negociar con la administración de la firma a finales de abril, ya que su contrato colectivo caduca el próximo 30 de junio de 2017.

Sobre este tema, desde el sindicato de la firma señalaron que la empresa contratará a trabajadores a plazo fijo para “reducir” los posibles efectos de una movilización de los trabajadores.

Respecto a las Instituciones de Salud Previsional (Isapres), este año le corresponderá negociar a Consalud, Isapre Colmena e Isapre Fusat. El proceso en Colmena es esperado en la industria, ya que los trabajadores en 2015 realizaron un paro mientras conversaban con la firma tras no llegar a un acuerdo.

Comercio: supermercados y multitiendas serán protagonistas

Falabella Retail, Multitiendas Corona, Supermercados Unimarc, Ripley Store, Supermercados Super 10, La Polar, Jumbo, entre otras firmas, deberán negociar más de un contrato colectivo durante este año.

En el caso de la red de supermercados Jumbo, perteneciente a la cadena de retail multiformato Cencosud, son al menos ocho los contratos colectivos que vencen durante este 2018. Aquí, la división de administradora de tarjetas comerciales de Cencosud también deberá negociar colectivamente, ya que su actual instrumento colectivo vence el próximo 30 de septiembre.

En este sector una de las primeras empresas en dar inicio a su negociación fue la cadena de supermercados Unimarc, ligada al empresario Álvaro Saieh. La negociación llamó la atención de los analistas debido a que la Inspección del Trabajo de La Serena había registrado un convenio colectivo acordado entre la firma y un grupo negociador. Sin embargo, días mas tarde la DT se retractó.

Educación: universidades saldrán al pizarrón laboral

El calendario de la Dirección del Trabajo muestra que al menos 14 universidades deberán negociar colectivamente, entre ellas, Los Andes, Humanismo Cristiano, Diego Portales, San Sebastián, Andrés Bello, de Concepción, además, de Inacap.

De acuerdo a la información entregada por la DT, la U. de Los Andes y la UC del Maule (UCM) lograron establecer vía acuerdos sus servicios mínimos en caso de huelga con sus respectivos sindicatos. Mientras que en el caso de la casa de estudios Inacap y la Universidad Central, debió ser la DT la que emitió una resolución.

Sin embargo, la negociación de la UCM con sus dos sindicatos se encuentra paralizada, ya que la entidad señaló que no puede negociar debido a la prohibición del inciso 3 del artículo 304 del Código del Trabajo, el cual establece que las entidades en que el Estado haya financiado en más de un 50% sus presupuestos en forma directa no pueden negociar colectivamente.

El tema por estos días se encuentra en la justicia.

Alimentos: un rubro intenso en mano de obra

La empresa multinacional chilena Carozzi, perteneciente a la familia Bofill, deberá negociar y definir, al menos, tres contratos colectivos durante 2018, según el listado de la Dirección del Trabajo.

Este caso es analizado por los analistas, ya que la última gran negociación de la firma fue en 2014, año en que cerca de 1.400 trabajadores pertenecientes al área de producción y envasado de la planta de San Bernardo paralizaron por una semana sus funciones. Sin embargo, la movilización finalizó tras un acuerdo que incluyó un bono de término de conflicto de $ 560.000 para cada trabajador, además de mejoras salariales.

En este rubro, otras firmas que deberán negociar nuevas condiciones laborales, reajustes salariales y otros beneficios con sus sindicatos son: Nestlé, Sopraval, Cecinas Winter, Industria de Alimentos Dos en Uno, entre otros.

En el caso de Nestlé, cabe descatar que la DT le otorgó el 0,45% de su planilla total de trabajadores para servicios mínimos.