(El Mercurio) La construcción de grandes baterías que se cargan con energía renovable están empezando a ingresar a un gran mercado: amenazan a las plantas eléctricas que generan cantidades extras de electricidad durante las horas de mayor consumo.

Conocidas como peajes, esta centrales que funcionan a gas natural son caras y generalmente se recurre a ellas cuando la demanda sube y los suministros regulares son insuficientes. Eso las hace vulnerable a la entrada de las baterías de ion litio, cuyo precio ha bajado en los últimos años y están surgiendo como una alternativa competitiva para proporcionar flujos extra de electricidad.

Se están considerando o ya están en construcción numerosas grandes baterías en EE.UU., especialmente en el suroeste, donde algunas compañías ven un brillante futuro para los proyectos de “almacenamiento solar plus”.

Proyectos

En Arizona, Tucson Electric Power está construyendo una instalación de solar de 100 megawatts y una colección de baterías de 30 megawatts. El proyecto, cuyo desarrollo está a cargo de NextEra Energy Inc., permitiría a Tucson Electric almacenar energía solar económica en la mañana, cuando la demanda energética es baja, y desplegarla durante el calor de la tarde. La compañía no ha revelado sus costos.

Jim Robo, jefe ejecutivo de NextEra, manifestó a los inversionistas a fines del año pasado que las baterías pueden proporcionar energía “por un costos más bajo que el costo de operación de los recursos tradicionales de generación ineficiente”.

[ VEA TAMBIÉN: ¿Qué pasó con la primera fábrica de baterías de litio de Chile?]

En Long Beach, California, se está desarrollando una colección de baterías tres veces más grande que el proyecto de Tucson. Fluence Energy LLC, una empresa conjunta de AES Corp. y Siemens AG, está construyendo una batería que podría proporcionar energía 60 mil hogares en el sur de California hasta por cuatro horas.

Este proyecto se transformará en la batería de ion litio más grande del mundo, el triple del tamaño de una que creó tesla el año pasado en Australia.

“En realidad, reemplaza la construcción de una nueva central eléctrica para horas punta”, señala John Zahurancik, jefe de Operaciones de Fluence. “En lugar de vivir al lado de una instalación que echa humo, vivirá cerca de lo que parece una gran multitienda y está llena de anaqueles e hileras de baterías”agrega.

Horas de energía

El uso de electricidad por lo general llega a un punto máximo durante los meses de verano en las primeras horas de la tarde y primeras horas del anochecer. Durante este tiempo, a menudo se alimenta a las centrales eléctricas para horas punta hasta satisfacer la demanda.

Ls nueva forma de proporcionar energía en hora punta plantea una amenaza a los fabricantes de turbinas de energía, tales como Siemens y General ElectricCo. las que anunciaron despidos a gran escala en esas áreas el año pasado.

Debido a que las grandes colecciones de baterías siguen siendo costosas, su uso en las redes de energía eléctrica actualmente continúa limitado a áreas nicho. Pero si las baterías prueba su valor y fiabilidad, podrían desempeñar un rol mayor en la red de suministro en el futuro al almacenar más de la electricidad que generan en forma intermitente los parques eólicos y solares para utilizarla cuando sea necesario.

Las plantas para horarios puntageneralmente funcionan solo algunas horas al día para proporcionar energía extra cuando la demanda está a su nivel más alto. Por lo general se alimentan con gas natural y consumieron alrededor de US$1.100 millones del combustible en 2016, de acuerdo con datos oficiales para Estados Unidos.

El gobierno federal estima que una nueva planta de hora punta alimentada con gas podría generar electricidad por cerca de US$87 por un megawatt hora, lo que incluye el costo de construccion de la central y la compra de combustible. En compración, la subsidiaria Colorado de Xcel Energy Inc. hace poco realizó una licitación abierta y recibió 87 ofertas para proyectos de almacenamiento solar plus a un precio medio de US$36 por megawatt hora, una de las ofertas más baratas hasta ahora.

“Estimo que en 10 a 15 años podríamos ver un 30% de lo que es tradicionalmente un mercado peaker abastecido por el almacenamiento”, manifestó Ben Fowke, jefe ejecutivo de Xcel Energy, compañía proveedora de electricidad con sede en Minnesota.

Las baterías se han utilizado en las redes de suministro por varios años, pero principalmente para proporcionar impulsos breves de electricidad con el fin de estabilizar el voltaje y la frecuencia, a veces tan poco como unos segundos. En la enorme red de energía PJM Interconnection, la que atiende a 13 estados desde Pennsylvania hasta Illinois, las baterías proporcionan alrededor de una cuarta parte de aquellos servicios de regulación.

Las baterías que ahora se proponen y construyen son mucho más grandes, y están destinadas a entregar cargas de electricidad más importantes por cuatro horas o más, indicó Anissa Dehamma, directora asociada de Navigant, una compañía de asesoría energética.