(Pulso) Las intenciones de la primera generadora de Chile en capacidad instalada AES Gener, de entrar de lleno al negocio de la desalación de agua, podrían prontamente convertirse en una realidad.

La empresa controlada por capitales norteamericanos ingresó a tramitación ambiental un proyecto por US$145 millones para la construcción y operación de una planta desalinizadora de osmosis inversa al interior de la central Termoeléctrica Guacolda.

La iniciativa se concretaría en dos etapas. En la primer se alcanzaría una producción de 800 litros por segundo, y en una segunda fase -contemplada a partir del año 19 en operación- se alcanzaría una producción total de 1.400 litros por segundo.

“El agua desalinizada será puesta a disposición de terceros en un punto de distribución ubicado en el límite del área industrial de Guacolda. La forma en la cual el agua desalinizada será transportada, almacenada o utilizada por parte de terceros no forma parte del presente proyecto”, indicó AES Gener en la declaración de impacto ambiental (DIA) ingresada al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

Para llevar adelante el proyecto, se realizarán modificaciones en la descarga del circuito de refrigeración de la unidad 5 de Guacolda, para captar el agua de rechazo de este sistema.

Esta no es la primera obra de este tipo de Gener, actualmente ya cuenta con una planta desaladora adyacente a la central Angamos; no obstante, desde la administración están buscando crecer en el segmento de la venta de agua desalada a clientes con grandes consumos.

Según comunicaron desde el controlador AES en 2016, “el modelo de negocios busca ser similar a lo que se realiza en electricidad, esto es, generar con clientes contratos de suministro de agua de largo plazo, para dar paso a la construcción y posterior operación de la infraestructura necesaria para su abastecimiento”.

[AES Gener deja atrás termoeléctricas y apunta al agua y al litio]