(El Mercurio) AES Gener estaría cerca de desprenderse de uno de sus activos más emblemáticos en el país: la central de generación Nueva Renca, ubicada en Santiago, y que en momentos de crisis eléctrica jugó un rol fundamental en el abastecimiento a la capital.

Según comentaron varias fuentes del mercado, la compañía -controlada por la norteamericana AES Corp- estaría en negociaciones avanzadas para vender el 100% de la propiedad a El Campesino, sociedad formada por la francesa EDF, el grupo local AME y la norteamericana Cheniere.

[AES Gener fortalece su estructura de capital mediante recompra de bonos]

La operación correspondería a un giro en la postura de la empresa. En abril pasado, el gerente general de AES Gener, Javier Giorgio, dijo que si bien en la firma no se referían a transacciones puntuales, el objetivo era sumar socios, pero no dejar de operar Nueva Renca. Esto, en respuesta a una consulta sobre la posibilidad de vender la central. «Así como tenemos socios en varias de nuestras filiales, como Guacolda, Alto Maipo y Cochrane, parte de nuestra estrategia es seguir agregando socios a las plantas, que es eficiente para seguir creciendo», señaló el ejecutivo a periodistas, luego de la junta de accionistas de la compañía.

Consultada AES Gener por la venta, señalaron que no se referían a rumores, mientras que no fue posible contactar a representantes de El Campesino.

Los motivos

El negocio formaría parte de una decisión de la matriz de Gener de disminuir su exposición a la generación con hidrocarburos y fomentar proyectos renovables. A ello se suma la necesidad de obtener efectivo para cumplir con compromisos financieros.

Otras fuentes indicaron que la decisión de enajenar por completo el activo sería una forma de contar con dineros «frescos» para continuar con la ejecución de la central de pasada Alto Maipo, que ha enfrentado numerosos sobrecostos y que actualmente tiene a Gener negociando con los financistas el futuro de la iniciativa.

No obstante, ninguno de los conocedores de la operación se aventuró a entregar rangos de precios en torno a la posible transacción.

Expertos señalaron que, por el lado de El Campesino, la operación tendría sentido. Esto, dado que en 2014 se adjudicaron un importante contrato de suministro eléctrico para las distribuidoras, para lo que construirían una central que recibiría gas desde un nuevo terminal flotante en la Región del Biobío. Sin embargo, este último proyecto se judicializó, ya que pese a contar con permisos, la Corte Suprema obligó a volver a la iniciativa a la etapa de consulta indígena.

La Central Nueva Renca es un ciclo combinado de 379 MW de potencia instalada que utiliza gas natural o diésel como combustible, siendo en su tiempo la primera central de este tipo en el ahora extinto Sistema Interconectado Central (SIC).

Inició sus operaciones en 1998 tras la llegada del gas natural argentino a Chile. Durante 2011, en medio de una crisis eléctrica, fue considerada como el activo clave para asegurar el suministro en la capital, dadas las restricciones de transmisión y la sequía de ese momento.

Ubicación

Por su emplazamiento, en pleno Santiago, ha sido calificada como clave para asegurar el suministro de la ciudad en tiempos de crisis.