(El Mercurio) El llamado Plan Elqui de Enel es una operación made in Chile y que, contrario a lo que habían sido anteriores procesos de reorganización de la firma, ha sido vista con bastante buenos ojos por el mercado. Pero inesperadamente abrió un desencuentro al interior de la Asociación Chilena de Municipalidades.

El presidente de esta entidad, el alcalde de La Granja, Luis Felipe Delpin, presentó ayer un escrito no contencioso al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) por el cual pide que este tribunal se pronuncie si considera ajustado o no a la libre competencia este plan de reorganización societaria que impulsa Enel con sus activos en Chile.

Esta nueva reorganización considera que Enel Chile incorporará por fusión a Enel Green Power (EGP), la unidad de energías renovables no convencionales (ERNC) de la firma italiana en Chile. Además lanzará una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) para adquirir hasta el 100% de Enel Generación, con la condición de lograr más del 75% de esta compañía.

[A días de la junta de accionistas, Enel y SVS zanjan dudas por derecho a retiro]

“Somos consumidores, clientes de Enel, y cuando hay este tipo de operaciones en que una empresa absorbe a otra se va limitando la libre competencia. El costo de la energía ha sido caro, ha ido disminuyendo y esperamos que disminuya más, en la medida en que se incorporen las ERNC. Las nuevas leyes permiten que los vecinos se puedan transformar en proveedores de energía. Necesitamos mayor competencia, y esto puede afectar a aquellos que quieren emprender, a los bolsillos de nuestros vecinos y también a los municipios como grandes consumidores de electricidad a nivel país. Desaparece un competidor”, resumió el alcalde Delpin, quien descartó que esta acción la hayan tomado como represalia por los cortes eléctricos ocurridos por las nevadas del invierno.

En el fondo, plantean que para varias municipalidades Enel Distribución es la principal proveedora de servicios de alumbrado público, por lo que los municipios soportan precios que, de existir competencia en el segmento de distribución, serían seguramente menores. “Además, en caso de la generación distribuida, son los municipios los principales promotores de esta nueva forma de proveer energía. De hecho, el Ministerio de Energía cuenta con programas y financiamientos para proyectos de este tipo a los que justamente postulan los municipios”, explica el abogado Mario Bravo, del Estudio Bravo, quien junto a varios abogados patrocina la acción. Entre ellos, Hernán Bosselin y Ramón Briones.

La generación distribuida surgió al amparo de la Ley 20.571, y permite que clientes y consumidores puedan desarrollar su propia generación, con equipos de ERNC, y que puedan no solo autoabastecerse, sino vender sus excedentes a las distribuidoras.

Sin embargo, esta presentación generó un incordio al interior de esta agrupación de municipios. “La verdad es que por lo menos por parte mía yo no estoy en conocimiento de ese documento y tampoco avalo lo que allí se señala, porque no ha sido tratado en el directorio ni en los espacios en que deben conversarse estas cosas antes de que la asociación fije posiciones. El presidente de la asociación no ha hablado conmigo nada relativo a Enel. Me estoy imponiendo que existe un documento que alguien firmó a nombre de la Asociación Chilena y no fue tratado con el resto de las autoridades, y para mí no tiene validez y no representa mi opinión. No ha sido un tema tratado como corresponde”, dijo el alcalde Germán Codina, primer vicepresidente de la entidad, quien detalló que el lunes había una reunión de directorio que por falta de quorum no se hizo.

Frente a ello, el alcalde Delpin planteó que “lo conversé con otros alcaldes, como Sadi Melo, y hubo concordancia en el tema. No hay ninguna dificultad. Como presidente lo puedo hacer, soy el representante legal de la asociación”, recalcó. Consultado sobre si debió llevarlo al directorio, previo al ingreso al TDLC, Delpin dijo que lo iban a exponer en la próxima reunión de directorio, “seguramente el próximo lunes o martes, esperando que pase esta semana, que es bastante especial para todos los alcaldes y para el país”, planteó, resaltando que este tema no atenta contra los municipios ni los afecta a ellos. “Muy por el contrario. Estamos viendo la preocupación por un tema muy sensible, que es el consumo eléctrico para nuestros vecinos”, agregó.

A su turno, consultado Enel Chile, el presidente Herman Chadwick consideró que “la reestructuración que estamos llevando a cabo en Enel Chile nada tiene que ver con problemas de libre competencia, ni posición dominante, ni menos monopolio. Somos una empresa regulada”, estimó. Y agregó que “EGP y Enel Generación tienen contratos de suministro de energía que se van a respetar, por cierto. La posición dominante ya estaría hace mucho tiempo. No le veo el objetivo a esta presentación, tampoco sé por qué los municipios se ven afectados y que nuestros clientes se puedan ver afectados por una operación que en nada cambia el cuadro estructural de Enel en Chile”, resaltó.

Según explican los gestores de la acción, en el escrito ante el TDLC los municipios pidieron además y de manera urgente una medida cautelar que suspenda todo acto de esta reorganización societaria, hasta que el tribunal se pronuncie, dado que, por ejemplo, para el 20 de diciembre están previstas las juntas de accionistas sobre esta reorganización. “Mientras no se pronuncie el tribunal, que todos los procesos sean detenidos. A eso aspiramos”, dijo el alcalde Delpin, tras ingresar el escrito ayer a mediodía al TDLC.

En dicha acción, detallan cuatro riesgos anticompetitivos: el aumento del poder de mercado del Grupo Enel, barreras de entrada a las ERNC; barreras a la generación distribuida; y también el eventual incumplimiento de la Resolución 667 existente desde 2002, y por la que la entonces la Comisión Resolutiva Antimonopolios estimó riesgoso que un mismo controlador se integrara en generación y distribución eléctrica.