(El Sur) Para evitar que cortes de energía pongan en peligro la vida de sus familiares, la agrupación Luz Para Ellos inició el proceso de marcación de los medidores de luz en las viviendas en que existen personas electrodependientes.

En la Región del Biobío se contabilizan 346 personas que necesitan de la energía para poder vivir a través de máquinas, como respiradores mecánicos u otros artefactos, de acuerdo al último catastro que informó la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) en octubre de este año.

La iniciativa de la organización es complementaria al catastro de este tipo de casos que la SEC solicitó a los distribuidores de energía en julio de este año, a propósito de los prolongados cortes de luz que se experimentaron durante el invierno.

Cindy González Campos, presidenta de la agrupación Luz Para Ellos, contó que el diseño del adhesivo es de ellos y que “es para que no tengamos más problemas con cortes (de energía) por no pago, ya que hace poco a una familia electrodependiente le cortaron la luz. Nuestra idea es que cuando los contratistas lleguen a las casas y vean este logo, llamen para confirmar si en esa casa vive algún paciente electrodependiente, para que no le corten la luz”.

Desde la Compañía General de Electricidad (CGE), que tiene el registro de personas más grande en la Región del Biobío (245), explicaron que “nuestra compañía aplica voluntariamente y de manera previa a la instrucción impartida por SEC, un tratamiento diferenciado para aquellos clientes que han acreditado su condición de electrodependencia, del cual se han beneficiado en los últimos dos años más de 340 familias”.

Detallaron además que el tratamiento diferenciado considera la no suspensión del suministro por falta de pago de la cuenta de energía eléctrica y convenios especiales de pago.

“Para su aplicación, es necesario que previamente dichos clientes, o cualquier habitante del domicilio correspondiente, acrediten su condición a la empresa a través del ‘Certificado de paciente electro dependiente’, que se encuentra disponible en el sitio web de la empresa www.cgedistribucion.cl o en cualquiera de nuestras oficinas comerciales”, agregaron.

Institucionalizar

Si bien los adhesivos que está distribuyendo la organización no tienen ninguna regulación formal, el representante regional de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), Patricio Velásquez Olivares, no descartó que se pueda iniciar el diálogo para establecer la iniciativa como protocolo institucionalizado.

“Me parece que es una buena idea, así los representantes de las empresas eléctricas van a sentir la curiosidad de consultar en los registros si la familia que vive en esa casa está dentro del registro de personas electrodependientes, y así se evita el corte de luz”, dijo.

Sin embargo, Velásquez recordó que la única forma en la que las familias pueden recibir los beneficios que hoy el Estado otorga a los pacientes que dependen de la electricidad para mantenerse con vida, es a través de un formulario que deben solicitar al médico tratante y que debe ser presentado y validado por las compañías eléctricas.

De lo contrario, explicó, ninguna familia que cuente con el adhesivo puede evitar el curso que tomen los procedimientos de las surtidoras de electricidad.