(Diario Financiero) Para mediados de diciembre se espera la entrada en operación comercial de la primera de las tres fases de la línea Cardones-Polpaico, tendido eléctrico que impulsa ISA y que es clave para la interconexión de los principales sistemas eléctricos del país que, desde el martes, está en funcionamiento.

“El tramo 1 del proyecto Cardones-Polpaico está en etapa de pruebas para su energización y estará listo y operativo a mediados de diciembre. Con esto, será posible el traslado de energнa a 500 kV desde la subestación Nueva Maitencillo (Vallenar) hacia el norte de Chile, gracias a la interconexión parcial de los sistemas SIC-SING”, explicaron en Interchile, la filial local de la colombiana.

El debut de TEN, tendido -ligado a Engie y la española Red Eléctrica- que permitió la unión de los sistemas interconectados Central (SIC) y del Norte Grande (SING), comenzó con un flujo inicial de 20 MW, volumen que con el paso de las horas se fue incrementando de forma paulatina hasta los 160 MW, informaron en la eléctrica franco-belga.

Hasta ahora, la dinámica de transferencias ha sido que en el día se envía energía desde la parte norte del SIC hacia el SING, mientras que en la noche el flujo es inverso. Esto porque la interconexión ha permitido dar salida a mucha capacidad de renovables no convencionales de esa zona, que por restricciones en la capacidad de transmisión no podían inyectar su producción a la red.

“Concretada la interconexión iremos gradualmente aumentando las transferencias por el nuevo sistema de 500kV hasta alcanzar un primer nivel de 200 MW. En todo ese proceso tenemos que monitorear cómo se comporta el sistema y sus principales variables de estabilidad”, explicaron en el Coordinador Eléctrico.

Interconexión débil
En el mercado comentan que mientras la totalidad de los 753 kilómetros de la línea Cardones-Polpaico no está operativa, pues la parte que entra en los próximos días corresponde sólo a 138 kilómetros, la interconexión se entenderá como “débil”.

Esto significa que el sistema tiene algunas restricciones por seguridad. Si bien no fluirá el 100% de la potencia máxima de 1.500 MW que permitirá el tendido de Interchile, el volumen que circule podrá aumentar en la medida en que avancen los trabajos de la línea Cardones-Polpaico.

Dados los cambios al cronograma realizado por la colombina debido al atraso en la obtención de permisos y concesiones, y otras dificultades, la estimación que manejan es que haciendo esfuerzos técnicos y económicos adicionales, los tres tramos estarán 100% operativos el primer semestre de 2018.

[ISA y contratista se enfrentan en medio de ejecución de línea de transmisión clave]