(Bloomberg / Diario Financiero) La mayor economía de la Unión Europea estaría dispuesta a respaldar la formación de un consorcio de baterías del bloque comercial que compita con empresas de la talla de Tesla y Panasonic.

Gigantes industriales y automovilísticos alemanes como BASF y BMW han sido convocados a una reunión que tendrá lugar en Bruselas el 11 de octubre patrocinada por el máximo funcionario de energía de la Unión Europea, Maros Sefcovic, quien ha comprometido hasta 2.200 millones de euros (US$2.600 millones) para el desarrollo de baterías.

El gobierno de la canciller Angela Merkel dio la bienvenida a las conversaciones destinadas a crear un consorcio europeo de baterías.

«Es correcto e importante que la comisión finalmente aborde el tema de la fabricación de celdas de batería a nivel de la UE», dijo el miércoles en una entrevista telefónica la portavoz del Ministerio de Economía y Energía, Beate Baron. «Necesitamos que tecnologías clave estén bajo la soberanía europea y las celdas de batería son uno de los factores diferenciadores más importantes para la movilidad eléctrica».

La decisión de Bruselas pone de relieve la creciente concientización europea de que sectores clave corren el riesgo de quedar rezagados si no cubren las brechas de fabricación en la tecnología de almacenamiento de energía. Las baterías de iones de litio se disponen a alimentar la próxima generación de vehículos eléctricos.

También prometen ayudar a equilibrar las redes eléctricas que transmiten energías renovables como la eólica y la solar.

La Comisión Europea, la rama ejecutiva de la Unión Europea, considera que la producción de baterías en la UE es un «objetivo estratégico y cree que las decisiones empresariales más importantes sobre inversiones en celdas de batería necesitan tomarse rápidamente», dijo la portavoz del departamento de energía de la UE, Anna-Kaisa Itkonen.

Las empresas europeas deben cooperar «a lo largo de la cadena de suministro, para impulsar la masa y, en la medida de lo posible, compartir las inversiones».

Producción incipiente

Las baterías y la transmisión eléctrica representan alrededor del 40% de los costos de los automóviles de pasajeros y fabricantes japoneses y surcoreanos de baterías como Panasonic, LG y Samsung están llenando en gran medida la brecha en la incipiente producción europea. En Estados Unidos, Tesla construyó su propia gigafábrica de baterías para satisfacer la demanda de los automóviles que fabrica.

Si bien las automotrices alemanas finalmente comprendieron la necesidad de asegurar los suministros de batería para el momento en que millones de automóviles eléctricos comiencen a salir de las líneas de producción durante la próxima década, su reacción ha sido más lenta que la de otros fabricantes internacionales. Volkswagen AG, Daimler AG y un grupo de empresas entre las que figuran ThyssenKrupp han iniciado iniciativas separadas.

Menos del 1% de los automóviles registrados que circulan por las carreteras alemanas son eléctricos.

El gobierno de Merkel respaldaría la creación de un consorcio de empresas que compartan la producción de unidades y las ventas, según un miembro de alto rango de la cancillería germana.

Hacer que empresas industriales líderes apoyen este plan no será fácil, ya que este podría entrar en conflicto con sus propias estrategias internas, agregó la fuente, quien solicitó que su nombre se mantuviera en reserva a cambio de referirse a las deliberaciones internas.