(Pulso) El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cayó hoy un 1,03% y cerró en US$45,96 el barril con los daños prolongados que ha causado el huracán Harvey en el estado de Texas, una importante zona de producción de crudo de EEUU.

El barril de petróleo Brent para entrega en octubre cerró hoy en el mercado de futuros de Londres en US$50,86, un 2,19% menos que al término de la sesión anterior.

El precio del crudo europeo retrocedió, a pesar de una caída mayor de lo esperado en las reservas de Estados Unidos, debido al impacto en la demanda que ha provocado la paralización de refinerías estadounidenses al paso de la tormenta Harvey.

Entre ellas, la refinería que Motiva tiene en la localidad texana de Port Arthur, la mayor de EEUU y que procesa 603.000 barriles diarios de petróleo, y que se une al cierre de la que opera ExxonMobil en Baytown, la segunda más grande del país.

Como consecuencia del azote de Harvey, las reservas de petróleo de EEUU bajaron la semana pasada en 5,4 millones de barriles y se situaron en 457,8, que supera con creces la caída de 1,5 millones que anticipaban los analistas.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en septiembre, aun de referencia, subieron diez centavos y acabaron en U$1,88 el galón.

Los contratos de gas natural para entrega en octubre bajaron 4 centavos y terminaron en US$2,94 por cada mil pies cúbicos.

[Tormenta amenaza la producción de shale en Estados Unidos]