(Pulso) Resta poco menos de tres meses para que el Gobierno ingrese el proyecto de Ley de Presupuestos 2018. Y si bien en el Ministerio de Hacienda siguen trabajando en la etapa de definición de prioridades de los ministerios y reparticiones, los economistas adelantan que el espacio para el crecimiento del gasto público será acotado, e incluso la mayoría de los consultados fijan como techo una expansión de 2,5%. Todo esto considerando que el Gobierno siga con la trayectoria de ir reduciendo en 0,25% el déficit fiscal estructural.

De concretarse esta proyección, crecimiento del gasto sería el más bajo desde 2003, cuando el avance fue de sólo 1,5%. Detrás de esta proyección está implícitamente considerado que el PIB potencial que fijarán los expertos del comité se ubicaría levemente por debajo de 3%, mientras que el precio del cobre se mantendría en los niveles de US$2,57 la libra, tal como se fijó para la elaboración del erario fiscal de este año.

Junto con este menor espacio fiscal, los expertos alertan sobre la herencia fiscal que recibirá el próximo Gobierno, ya que si todo se mantiene tal como se presentó en último informe de Finanzas Públicas de octubre de 2016, el próximo año habrá holguras negativas, es decir, más gastos comprometidos que ingresos.

Análisis de los Expertos

Para Cecilia Cifuentes, académica de la Universidad de Los Andes, el espacio para que crezca el gasto público será “bastante acotado”. En ese sentido, la economista precisó que el techo para el crecimiento del gasto, “es 2,5%, lo que es una expansión bastante baja considerando los compromisos adquiridos de gasto que dejará la actual administración”.

Asimismo, Alejandro Alarcón, académico de la Universidad de Chile añadió que “para seguir la trayectoria hacia balance estructural el gasto público no debería crecer más allá de 2,5%”. Alejandro Fernández, economista de Gemines subrayó que “la elaboración del presupuesto 2018 es la última oportunidad para que al país no le reduzcan la clasificación de riesgo, y por ello, el gasto público en términos reales no debería crecer más allá de 1,5% el próximo año”.

Para el economista asesor del grupo Security, Aldo Lema, el techo del crecimiento del gasto público no debería ir más allá de 2%. “La reactivación del crecimiento económico sólo es sostenible con un escenario de consolidación fiscal”, afirmó Lema.

Una visión distinta entregó el académico de la Universidad de Santiago quien argumentó que si bien el gasto en 2017 expresado en la Ley de Presupuestos es 2,7%, lo cierto es que el gasto ejecutado crecerá más cerca de 4%, por ello, para el próximo año, los más probable es que la expansión del gasto será similar al 4%. De todas formas, el experto añadió que “es fundamental tener presente que mientras menos crezca el gasto fiscal mejor, por lo que espero que la autoridad sea muy conservadora respecto de los supuestos estructurales que usará en el cálculo del presupuesto”.

Ahora bien, hacia mediano plazo, los expertos indican que el espacio para el gasto será bastante restrictivo, por ello, lo que deberá hacer la próxima administración será buscar espacio para reducir “grasa” moderando el gasto en personal y en bienes y servicios de consumo.