(Pulso) La opción de que los recursos para la capitalización de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) provengan del Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES) siguió generando debate. Esta vez no sólo entre los parlamentarios, sino que también entre los economistas.

La idea surgió en la discusión del miércoles en el Senado, cuando se votaba el proyecto que mejora el gobierno corporativo de la compañía.

El tema es que la redacción del proyecto establece que los US$400 millones que necesita la empresas saldrán de los activos financieros disponibles del Tesoro Público, dejando abierta la puerta a extraerlos del Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES), que es uno de los fondos soberanos de ahorro para períodos de “vacas flacas”.

Ante este escenario, los expertos descartan que sea una buena opción que la capitalización provenga de los recursos del FEES, no obstante, algunos no se cierran a que se recurra al Tesoro Público. En este punto, el ex ministro de Hacienda y creador de este fondo, Andrés Velasco, dijo que “sacar activos del Tesoro Público para capitalizar ENAP es una buena idea, pero esto no debe incluir recursos del FEES, ya que este fondo lo creamos con otro propósito, que es para hacer frente a crisis económicas”.

Hermann González, economista principal de BBVA, subrayó que “considerando que el déficit fiscal de este año podría ser menor que lo proyectado por Hacienda, creemos que parte de los recursos de las emisiones de deuda de este año se podrían usar para esta capitalización o de los Otros Activos del Tesoro, no siendo necesario ni conveniente recurrir al FEES”. En ese sentido, González añadió que el FEES “debiera dejarse para hacer frente a episodios de crisis externa, como ha sido hasta ahora y no abrir la puerta para su uso ante cualquier necesidad de financiamiento que vaya surgiendo en el camino”. Para el economista, la mejor opción es que “el Gobierno debiese planificar esta necesidad de recursos en cada Presupuesto y considerarla dentro de los espacios de endeudamiento que solicita al Congreso cada año para evitar este tipo de discusiones”.

Felipe Morandé, economista y ex integrante del Consejo Fiscal Asesor (CFA), descartó que esta opción sea la más efectiva, puesto que “lo recomendable es guardar esos recursos para lo que fue creado, que es contar con recursos para momento de crisis económicas”. Para Morandé, Chile puede en el futuro enfrentar algún tipo de shock externo negativo, y por tanto, “debemos estar bien preparados”. Además, acotó que “una acción como esta puede marcar un precedente, ya que si se utiliza para capitalizar ENAP, después se pedirá que se ocupe para Codelco, Ferrocarriles o algún otra empresa del Estado”.

En tanto, el ex subdirector de Presupuestos, Guillermo Pattillo, argumentó que más allá de analizar el tema puntual de dónde se obtienen los recursos, “lo mejor que puede hacer el Gobierno es evaluar públicamente las ventajas de capitalizar una empresa, ya que es perfectamente factible discutir que la necesidad de que ENAP siga siendo 100% del Estado, o abrirse una parte al sector privado”.

Hoy el FEES tiene US$14 mil millones, cifra por debajo de los US$20 mil millones que tenía previo a la crisis de 2009 cuando se usaron US$9 mil. En los últimos tres años se han retirado cerca de US$1.500 millones sólo para capitalizar el Fondo de Reserva de Pensiones, situación que continuará en los próximos años considerando que en el escenario más probable continuarán los déficits fiscales.