El gerente general de Enel Generación Chile, Valter Moro, y el rector de la Universidad de Concepción, Sergio Lavanchy, dieron inicio al proceso de reforestación de 700 hectáreas en el marco del convenio que firmaron ambas entidades en 2016, lo que se enmarca en los compromisos asumidos durante la construcción de la central Ralco, ubicada en el Alto Biobío, mediante el manejo sustentable de los recursos naturales.

Según informó Enel Generación Chile, mediante un comunicado, el acuerto contempla la plantación de más de dos millones de especies nativas, “por lo que se traduce en un proyecto de plantación a gran a escala, a cargo de la Universidad de Concepción. La misma casa de estudio, y como parte del convenio, desarrollará una investigación científica y un programa de capacitación para comunidades”.

“En este punto, destacan los cursos de recolección de semillas nativas que la universidad ha desarrollado en las comunidades aledañas a Malalcahuello y en comunidades indígenas de Alto Biobío. Estos cursos permiten aportar nuevas capacidades a las familias con miras a mejorar su calidad de vida, siendo esto uno de los puntos relevantes en el nuevo relacionamiento comunitario de Enel Generación Chile y su enfoque en sostenibilidad”, indicó la empresa.

Para el rector de la Universidad de Concepción, Sergio Lavanchy, este convenio, “no solo tiene el objetivo de reforestación, como parte de la compensación ambiental por la construcción de la represa Ralco. Se trata de desarrollar un proyecto más integral, en el que la Universidad, con una mirada desde la ciencia y de largo plazo, busca realizar investigación científica respecto de todos los procesos involucrados con la reforestación con especies nativas, y con aquellos que derivan de dicha intervención”.

Es así como los académicos de la Universidad, desde sus diferentes especialidades pueden abordar con sus estudiantes de pregrado y de postgrado, por ejemplo, aspectos como la influencia que la presencia de estas especies arbóreas ejerce sobre la regulación del clima, sobre la disponibilidad y provisión de agua, o sobre la flora y fauna del lugar, elementos que impactan al ecosistema, a la disponibilidad de aire limpio y a la calidad de vida. La participación de los estudiantes en estas investigaciones, contribuye a sensibilizar y difundir respecto de la necesidad de proteger el medioambiente”.

Por su parte, Valter Moro destacó el compromiso que hay detrás de este acuerdo, “involucrando también a las comunidades, en línea con la nueva visión de nuestra compañía, de más diálogo y apertura, y con el respaldo de una destacada entidad académica”.

En esta etapa del acuerdo, se plantarán cerca de 200 hectáreas con árboles nativos de las especies Roble, Raulí, Coihue, Lleuque, Guindo Santo y Ciprés de la Cordillera. Esta alianza implica un trabajo conjunto de cinco años y una inversión de más de $4.000 millones.

[Enel Generación actualiza pipeline: incluye seis proyectos, entre ellos, rediseño de Neltume]