(La Tercera) En su discurso para anunciar el retiro de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, el Presidente Donald Trump habló de Pittsburgh para justificar su decisión. “Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de París”, dijo. Pero esa ciudad de Pennsylvania está, junto a grandes urbes como Los Angeles, Atlanta, Salt Lake City, Nueva York, Chicago y Washington, rebelándose a la idea del mandatario de dejar el acuerdo y empeñada en combatir el calentamiento global. “Ahora corresponde a las ciudades tomar las riendas”, escribió el alcalde de Pittsburgh, Bill Peduto, en Twitter.

La decisión del gobierno federal está desatando batallas contra la Casa Blanca a nivel local. Representantes de grandes ciudades, estados y empresas privadas, se están sublevando contra la medida de Trump y están preparando un plan que presentarán ante Naciones Unidas en el que se comprometen a cumplir los objetivos de las emisiones de gases de efecto invernadero bajo el Acuerdo climático de París, destacó el diario The New York Times. El grupo incluye a 30 alcaldes, tres gobernadores, más de 80 presidentes de universidades y más de 100 empresarios.

El gobernador de California, Jerry Brown junto a sus pares de Washington y Nueva York, anunciaron que realizarán una alianza climática que defenderá el pacto. Los legisladores locales del “estado dorado” instaron a Brown, que este viernes viajaba a China para reunirse con líderes climáticos, a llevar a cabo una cumbre que incluya a sus países vecinos México y Canadá y donde se hable de la situación ambiental.

Los tres estados actualmente pertenecen a un pacto de reducción de emisiones de estados y ciudades, pero la acción que pusieron en marcha claramente los enfrenta a Trump. Los gobernador de Connecticut, Dan Malloy, y de Virginia, Terry McAuliffe, también mostraron interés en unirse.

“Vamos a hacer todo lo que EE.UU. hubiera hecho si hubiera permanecido comprometido con el acuerdo”, dijo el ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien está impulsando el movimiento opositor. Al redoblar sus esfuerzos “las ciudades, estados y corporaciones podrían lograr, o incluso superar, la promesa de la administración del ex Presidente Barack Obama” para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 26% para 2025, señaló. Bloomberg ha ofrecido US$ 14 millones para la lucha contra el cambio climático.

Sin embargo, no está claro cómo se llevará a cabo el procedimiento ya que no existe un mecanismo formal para que entidades que no sean países formen parte del pacto.

Desde que Trump llegó a la Casa Blanca, California, el estado más grande del país con 39 millones de habitantes -más población que Canadá-, se ha convertido en el estado de la resistencia al mandatario. Allí la mayoría de los votantes prefirió a Hillary Clinton por sobre el republicano.

De acuerdo al Times, California está emergiendo como el “negociador de facto con el mundo en el tema del medio ambiente” y ha tratado de impedir que la Administración (Trump) revierta las normas de contaminación que fueron establecidas especialmente por el ex gobernador Arnold Schwarzenegger (2003-2011).

Según Brown, California, Nueva York y Washington , representan alrededor de un 10% de las emisiones del país. California ya está trabajando para reducirlas en un 40% respecto de los niveles de 1990. El estado de Washington avanza con la limitación al exigir que las plantas de energía y de petróleo reduzcan las emisiones. En Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo anunció que usará órdenes ejecutivas para asegurar que su estado siga cumpliendo el acuerdo de París.

[Agencia estadounidense bajo escrutinio por préstamos a proyectos de energía en Chile]