Una nueva tecnología de origen canadiense se comenzó a implementar en el sector hidroeléctrico local, específicamente por parte de Tinguiririca Energía, para controlar el agua al instante y así enfrentar emergencias relacionadas con exceso de agua producidas por filtraciones e inundaciones.

Se trata de una represa portátil temporal, de material flexible que permite una rápida implementación y retiro, según explica Juan Andrés Jarufe, gerente general 2Secure, empresa que trajo la tecnología. “La represa portátil Water-Gate  viene doblada y enrollada como un saco de dormir, utiliza el mismo peso del agua para poder armarse y auto bloquearse, está construida en materiales flexibles resistente capaz de soportar la erosión del terreno y adaptarse a cualquier superficie incluso cuando el agua está en curso”.

Según el ejecutivo la represa puede soportar productos químicos “y en sus diferentes altos, desde 15 cm hasta los 2 metros, puede soportar aguas perpendiculares, paralelas, realizar ángulos, e incluso soportar el overtoping (rebalse)”.

“La barrera es multipropósito y puede ser utilizada para mantenimientos en túneles y canales, obras civiles, emergencias y mucho más. Esta tecnología reemplaza la maquinaria pesada, sacos de arena, bloques de concreto y toda solución artesanal que hoy en día es utilizada por centrales hidroeléctricas pudiendo así no generar impacto en el medio ambiente, reduciendo los tiempos de mantenimiento y gasto en este tipo de trabajos”, señala Jarufe.

“La represa no se ve afectada por el caudal, solo se puede ver superada si el rebalse u overtoping es mayor a un 33%, debido a que está construida con una relación de 1:4 (por cada medida de altura tiene 4 veces más de base para soportar la fuerza del agua), el producto posee certificación internacional y está siendo utilizada en más de 25 países desde el 2001”, precisa el ejecutivo.

[Mesa Participativa de Hidroelectricidad entrega recomendaciones para su desarrollo sustentable]