(Pulso) —“Las investigaciones son recurrentes en Chile. Hemos tenido muchas. Siempre hemos estado bajo investigación por una u otra razón y estamos colaborando con la Fiscalía”. Así de directo se mostró el gerente de asuntos corporativos de Enex –brazo de combustibles del Grupo Luksic–, Juan Eduardo López, al ser consultado por la indagatoria de la Fiscalía Nacional Económica (FNE) por presuntos incumplimientos al fallo de la Corte Suprema que ordenara una serie de mitigaciones tras adquirir la operación de Terpel a Empresas Copec.

Esto luego que a mediados de marzo, el órgano antimonopolio abrió una investigación a raíz de una denuncia por presuntas conductas anticompetitivas en el rubro de combustibles. La acción surgió luego que una empresa de distribución de combustibles (Surenergy), ligada a dos ex ejecutivos de Shell, presentara una denuncia en contra de la Empresa Nacional de Energía (Enex), controlada por el grupo Luksic, por prácticas predatorias y abuso de posición dominante.

En la resolución en que la FNE reveló el inicio de la investigación, asegura que se hace necesario “realizar en esta investigación una evaluación de las condiciones de competencia en que operan dichas instalaciones y el sistema de abastecimiento de combustibles en el país, para efectos de comprobar que las mismas no signifiquen una vulneración de lasnormas contenidas en el DL 211”.

Sin embargo, Enex se defiende y sostiene que en el proceso de enajenación de las estaciones de servicio estuvo presente personal de la Fiscalía Nacional Económica. E incluso la compañía puso término a los contratos de abastecimiento, pagando indemnizaciones a Enap y Oxiquim. A estos últimos terminó pagando US$12 millones debido a un arbitraje.

Además, López explicó que la venta de las 61 estaciones de servicios que le ordenara el máximo tribunal para aprobar la adquisición le generó “un costo muy alto”.

“La Fiscalía nos dijo que cumplimos y se archivaron los antecedentes. Ahora que nos digan que no cumplimos o que van a investigar esto no parece ser coherente con lo que pasó”, afirmó el ejecutivo de Enex.

Y más aún: “Nos parece incorrecto que ahora investiguen incumplimientos, porque el esfuerzo económico que hizo la empresa fue tremendo”.

El ejecutivo añadió que dicho esfuerzo radicó en subastas sin precio mínimo “con precios irrisorios” más una serie de indemnizaciones que la compañía debió pagar a Enap. “Si te dicen que ya cumpliste y después te dicen: vamos a investigar si cumplieron. ¿De qué estamos hablando?”, se preguntó el ejecutivo del grupo Luksic.

“El fallo de la Corte Suprema fue muy duro para nosotros que consideró medidas que no fueron pedidas por la Fiscalía Nacional Económica”, concluyó.

A su juicio, la FNE no solicitó ante el máximo tribunal la venta de las estaciones de servicio ni el fin de los contratos de abastecimientos con terceros. Si bien no cuenta con cifras para graficar o dimensionar el tamaño de los ingresos que dejó de percibir Enex tras el fallo de la Corte Suprema, el ejecutivo detalló que al menos la compañía perdió 2 puntos de participación de mercado.

Otro impacto significativo para la compañía radicó en el cierre de la planta de Coronel. “Ese fue un impacto muy grande, porque es una zona en donde la capacidad de almacenamiento y distribución es muy limitada. Ahora estamos peor que la competencia. No podemos ir a las instalaciones que hay, y la competencia sí puede. De hecho, esa instalación la ocupa Copec”, disparó López.

“Aquí la concentración está en Copec, que tiene el 60% del mercado. Esa es la negociación. Nosotros tenemos el 20% o 22%. Decir que Angelini o Luksic están concentrados es un despropósito”, acusó.

El ejecutivo desestimó los cuestionamientos que realizara la denunciante Surenergy ante la FNE, en el que se afirma que los grupos Angelini y Luksic comparten los directorios de las empresas que abastecen el mercado de combustibles. “Sería raro que las empresas de combustibles no se junten para la logística de combustibles, y no es efectivo que la distribución esté concentrada. Cualquier persona puede traer combustible a Chile”, sostuvo.

López concluye: “Que investiguen todo el mercado, nosotros le daremos explicaciones, pero no me comparo con la participación de Copec”.

En 2013. El grupo Luksic a través de Enex ­matriz de Shell­ compró los activos de Terpel a Empresas Copec. “Si te dicen que ya cumpliste y después te dicen: vamos a investigar si cumplieron. ¿De qué estamos hablando?”

A través de Sonamar, los grupos Luksic y Angelini comparten el directorio de la empresa naviera que ingresa combustible a Chile.