(Pulso) Bajo absoluta reserva, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) ha estado analizando el mercado de distribución de combustible. A mediados de marzo, el órgano antimonopolio abrió una investigación a raíz de una denuncia por presuntas conductas anticompetitivas en el rubro de combustibles.

La acción surgió luego que una empresa de distribución de combustibles (Surenergy), ligada a dos ex ejecutivos de Shell, presentara una denuncia en contra de la Empresa Nacional de Energía (Enex), controlada por el grupo Luksic, por prácticas predatorias y abuso de posición dominante. Esto, luego de que no pudieran utilizar la instalación de carga, descarga y almacenamiento de combustible en Coronel, de propiedad de Oxiquim, donde Surenergy tenía contratos con Petróleos Trasandinos -ex Terpel- para ello, y que una vez comprado por Enex, señala la denunciante, está última les negó el acceso. Dado ello, Surenergy acudió al otro puerto que tenía contrato con Terpel, y también le negaron el uso.

Una de las mitigaciones pedidas por la autoridad antimonopolio para aprobar la fusión con Terpel Chile consistía en que Quiñenco -del grupo Luksic- debía tomar las medidas para que, en los contratos de capacidad de almacenamiento celebrados por Terpel con ENAP y Oxiquim respecto de las plantas de Maipú, Linares, Quintero y Coronel, se otorgara una opción a terceros que puedan requerir capacidad de almacenamiento dentro de un plazo no superior a seis meses desde que concluya la consulta.

A partir de la investigación, sin embargo, la FNE resolvió analizar la totalidad de la cadena de ingreso de combustibles al país, ampliando incluso su mirada a presuntos incumplimientos a la resolución del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) y la sentencia de la Corte Suprema que autorizó la compra de Terpel por parte de Enex.

Se trata de un mercado altamente concentrado, donde tanto su distribución como comercialización es dominado por dos grandes actores: Empresas Copec, ligado al grupo Angelini, y Enex. De hecho, la petrolera de los Luksic es la segunda mayor del mercado bajo las marcas Shell y Terpel.

PULSO tuvo acceso a la resolución de la FNE -firmada por el propio jefe del servicio Felipe Irarrázabal- con que reveló el inicio de la investigación. En ella sostuvo que “la Resolución de Archivo del Expediente Rol N° F-65-16 FNE aconsejó evaluar la pertinencia de desarrollar una investigación respecto a las condiciones de abastecimiento para la distribución minorista de combustibles, al constatar la ventaja en costos de transporte que gozan las empresas distribuidoras que tienen acceso a algunas de tales plantas en relación a otras que no”.

Y más aún, añadió que “se hace también necesario realizar en esta investigación una evaluación de las condiciones de competencia en que operan dichas instalaciones y el sistema de abastecimiento de combustibles en el país, para efectos de comprobar que las mismas no signifiquen una vulneración de las normas contenidas en el DL 211”.

En su resolución, la FNE detalló que la denuncia que recibiera de Surenergy hizo referencia a la dificultad de acceso a instalaciones de carga descarga y almacenamiento de combustibles, algunas de las cuales son de propiedad y/o uso compartió entre las principales empresas distribuidoras de combustibles a nivel nacional.

La FNE sostuvo que en particular, la denunciante acusó la imposibilidad de utilizar las instalaciones ubicadas en Coronel, al terminarse el contrato para operar en ella. En ese sentido, detalló que el problema se originó debido a la “imposibilidad de cargar directamente combustibles en la planta de Pureo -la cual es de propiedad compartida de las principales empresas mayoristas de distribución de combustibles a nivel nacional-.

Respuesta

Enex salió al paso de la investigación de la Fiscalía Nacional Económica. A través de su gerente de Asuntos Corporativos, Juan Eduardo López, respondió que la compañía “dio estricto cumplimiento al fallo de la Corte Suprema. Vendió las estaciones de servicio en subasta pública y puso término a los contratos de almacenamiento vigentes de Terpel”.

Aseguró también que “todo el proceso de implementación y cumplimiento de las medidas de mitigación ordenadas por la Corte Suprema fueron estrechamente supervisadas y aprobadas por la Fiscalía Nacional Económica (FNE) en octubre de 2014”.

Detalló que al interior de Enex operan de acuerdo a las reglas de la libre competencia. “La FNE realiza investigaciones periódicas en el mercado de combustibles y nunca ha comprobado prácticas contrarias a la libre competencia”, concluyó.