(Pulso) El Banco Central (BC) proyectó recientemente el crecimiento para 2017 entre 1% y 2%, sin embargo, para BBVA lo más probable es que la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) se ubique en el rango inferior, entre 1% y 1,6%, según la estimación entregada ayer al presentar su informe del segundo trimestre.

De acuerdo a dicho reporte, durante el primer trimestre la actividad crecerá 0% influenciado no sólo por el efecto de la paralización de la minera Escondida, sino que también porque el sector no minero no logra repuntar.

“La economía ha sido afectada por shocks puntuales como el paro en la minera Escondida y los incendios que afectaron al sur del país en el verano, pero también el PIB no minero ha perdido dinamismo, empujado especialmente por el ajuste de la construcción”, señaló el economista jefe de BBVA, Jorge Selaive. De allí en más, se espera que la actividad muestre una trayectoria ascendente para llegar el último trimestre a un crecimiento en torno a 3%.

Para la inversión, en tanto, la entidad también mostró discrepancias con la proyección de un aumento de 0,2% que anticipó el BC, puesto que prevén una caída de 1,3%, que de concretarse significaría la cuarta contracción anual consecutiva.

“La fuerte caída de la inversión del último trimestre del año pasado, sumada al negativo inicio de año para los indicadores del sector construcción, y a un estancamiento de las importaciones de bienes de capital, anticipan un complejo año para este componente del gasto, clave para incrementar la capacidad de crecimiento de la economía”, admitió el informe.

En cuanto al mercado laboral, BBVA planteó que en su escenario base considera que la tasa de desocupación promediará 6,9% este año (desde 6,5% en 2016), lo que implicaría observar tasas superiores a 7% durante los meses de invierno. Sin embargo, añadieron que “en los últimos dos meses ha comenzado una nueva fase de ajuste que podría ser más severa de lo previsto”.

Ahora bien, para 2018 el BBVA proyectó que la economía crezca 2,4%, cifra en línea con la estimación de consenso del mercado de 2,5%, aunque bajo el punto medio del rango proyectado por el Central de 2,75%.

Tasa de interés e inflación

El jueves recién pasado, el BC recortó la tasa de interés en 25 puntos base pasando de 3% a 2,75%. En ese contexto, para BBVA existe espacio para un mayor estímulo monetario avanzando hacia un nivel de 2,5% al cierre del primer semestre.

Sin embargo, no descartan que pueda haber un mayor estímulo monetario si las condiciones económicas se deterioran aún más o la inflación cede más de lo previsto. “En ningún caso pensamos que el mayor estímulo monetario es la solución para el bajo crecimiento de la economía chilena, sino que apelamos a que éste opere por los canales tradicionales para mantener ancladas las expectativas de inflación”, aseveró Selaive.

Así las cosas, para la inflación se prevé que cierre el año en 3,2% aunque fluctuando gran parte del año bajo 3%.

Baja en la clasificación de riesgos

La entidad bancaria indicó como probable que en los próximos meses las clasificadoras de riesgos puedan rebajar la nota crediticia del país, puesto que los elementos que podrían evitar una rebaja no se avizoran.

“El crecimiento no repunta, las presiones de gasto no disminuyen, la acumulación de deuda bruta se mantiene y no ha habido mejoras en institucionalidad. En consecuencia, consideramos que una baja en la clasificación de riesgo resulta inminente”, puntualizó Selaive.