(El Mercurio) El aumento de la vacancia o espacios desocupados en el mercado de oficinas de alto estándar en los últimos tres años en el Gran Santiago se explica por una sobreoferta de proyectos, la desaceleración de la economía y también la salida de arrendatarios del rubro minero. En especial, proveedores de dicho sector emplazados en la zona oriente de la capital -cerca de grandes mineras- que han dejado lugares de trabajo tras mermas en nuevas iniciativas ante el menor precio del cobre.

Aunque el metal rojo hoy tiene mejores perspectivas, aún no se produce el retorno de los inquilinos mineros a las oficinas de la capital.

Así lo señalaron firmas de asesoría inmobiliaria consultadas al respecto. De todos modos, admiten que los sectores financiero-bancario, energía y público (Estado) han estado demandando -arriendo y ventas- importantes metros cuadrados de oficinas.

«No se observa una mayor demanda de oficinas por parte del rubro minero, ni tampoco se espera que ocurra a corto plazo. La necesidad de nuevos espacios es resultado tanto de la ejecución de nuevos proyectos asociados a nuevos yacimientos como a la reactivación de planes que se encuentran suspendidos o paralizados por efecto de la poca rentabilidad entregada por los precios de los últimos dos años, y también por factores medioambientales y de sustentabilidad», comentó Horacio Morales, senior research manager de CBRE.

El gerente del área de oficinas de Colliers International, Enrique del Campo, sostuvo que «si bien los pronósticos para el cobre son más optimistas en relación con años anteriores, debido a un repunte en el precio, esto no se ha plasmado en un aumento significativo en la demanda por nueva superficie de oficinas». Añadió que, «por el contrario, en los últimos meses, y siguiendo la tendencia de los últimos tres años, seguimos viendo que las empresas ligadas al rubro minero se han estado contrayendo, dejando gran cantidad de superficie de oficinas».

Del Campo precisó, de todos modos, que las grandes mineras se han mantenido en sus respectivos edificios, mientras que las firmas proveedoras han entregado sus espacios. Comentó que si este año el precio del cobre se acerca a US$ 3 por libra, se espera un mayor «movimiento en el sector».

Bancos en Las Condes

En CBRE indicaron que en 2016 se registró una importante actividad en el segmento Clase A -alto estándar- en Las Condes, destacando la absorción de oficinas por parte del sector financiero y bancario, que representó 60% de las principales transacciones.

Morales señaló que en el submercado Clase A de Las Condes el rubro financiero y bancario ocupa el 26% de las oficinas. En tanto, servicios profesionales explica 9% y otro 7% corresponde a estudios de abogados. En tanto, el área minera -incluyendo a firmas de ingeniería de dicho ámbito- representa el 9% de los recintos.

Enrique del Campo, de Colliers, comentó que los rubros energía, financiero y de servicios son los que más han avanzado como usuarios de oficinas en los últimos dos años. «Las políticas favorables en el sector energético han incentivado la inversión en la industria, siendo hoy uno de los rubros que mayor movimiento han presentado en los últimos años», afirmó.

Del Campo agregó que en las áreas de servicios y financiera «los planes de crecimiento, junto con la necesidad de modernizar y reubicar sus oficinas en sectores con mejor equipamiento y conectividad, son los principales motivos que han incentivado a estos sectores a tomar nuevos espacios de oficinas en el Gran Santiago».

Gobierno en el centro

En CBRE destacaron que el ámbito público fue en 2015 un gran impulsor de la demanda de oficinas, «como consecuencia del aumento de más de 10% a marzo de 2015 en el número de empleados en ese sector», comentó Horacio Morales. Añadió que, en este segmento, la mayor parte de las ocupaciones de superficies se registró en Santiago centro, que representó 50% de la absorción de m {+2} del mercado Clase B de oficinas.

Enap

Uno de los edificios emblemáticos que han reflejado la salida de empresas mineras es Titanium. En 2011 ese rubro ocupaba el 53% de los espacios de la torre y hoy es el 20%, «dentro de una base diversificada de clientes», comentó Horacio Morales de CBRE.

En tanto, en el sector de energía uno de los casos más destacados es el cambio de oficinas de Enap. En octubre pasado, la firma estatal informó la venta de las instalaciones de su casa matriz en Vitacura 2736, Las Condes, mediante un proceso de licitación abierta.

Las nuevas oficinas corporativas estarán en el edificio ubicado en Apoquindo 2929, de propiedad de Capital Advisors, las cuales serán ocupadas bajo contrato de arriendo, indicaron en el sector inmobiliario.

Según información de la página web del edificio Apoquindo 2929, se trata de una torre Clase A+ de 22 pisos y 15.800 metros cuadrados, que dispone de plantas libres de 688 m2.

[Enap vende instalaciones de su casa matriz en Santiago]