(La Tercera) En enero de este año, la Dirección de Presupuestos (Dipres) del Ministerio de Hacienda envió una circular a las gerencias generales de las empresas públicas y a los ministros de Economía, Minería, y Transportes y Telecomunicaciones. ¿El objetivo? Informarles que deberán aplicar una política ajuste y austeridad a sus presupuestos para este año.

Esto implica, señala Dipres, adaptarse a la política económica fiscal restrictiva considerada para este año, y que se vio reflejada en la Ley de Presupuestos 2017.

“Es necesario recordar a usted que el Fisco mantiene para el año 2017 un escenario económico restrictivo, por lo que ha estimado pertinente instruir a todas las empresas públicas se aplique una política de austeridad en sus costos y gastos”, señala el documento firmado por Gustavo Riveros, director (s) de Presupuestos.

El instructivo agrega que los gastos deben acotarse a “aquellos que sean estrictamente necesarios para desarrollar una gestión con un enfoque permanente en la eficiencia de la operación, de modo de tener presente los efectos patrimoniales que ella conlleva”.

Detalle

En esa línea, la entidad dependiente del Ministerio de Hacienda estableció cinco puntos en que se solicita a las empresas estatales “particular atención” a la hora de cautelar el presupuesto para este año. Uno de ellos, Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

“En lo relativo a Responsabilidad Social Empresarial, se insta a ejecutar dicho gasto priorizando y focalizando el gasto a lo estrictamente necesario”, establece la circular.

Además, el gobierno pide a sus empresas revisar la contratación de estudios de diversos tipos. La circular señala que las empresas deben “recordar que ello es un apoyo a la gestión, por lo que su contratación debe responder a lo imprescindible, y su realización propender a aplicar procesos abiertos de mercado”.

Fuentes cercanas a las firmas estatales comentaron que existe preocupación que la merma en fondos para RSE pueda abrir flancos de conflictividad con las comunidades que se relacionan con las distintas compañías, o que en la ejecución del presupuesto se prioricen los recortes en RSE para sostener a otras áreas, como personal.

El gobierno definió otras tres áreas donde solicitó a las empresas públicas ejecutar su presupuesto de manera eficiente y con austeridad. Una de ellos corresponde a materias relativas al personal de la empresa, sobre todo en lo relativo a negociaciones colectivas, políticas de personal, reajustabilidad de dietas de directores, y remuneraciones de ejecutivos.

Las comisiones de servicios en el país y el extranjero es otro de los puntos en que el gobierno pide menores gastos, específicamente en lo asociado a los conceptos de viajes y estadías. La circular insta a realizar aquellos viajes que sean “imprescindibles para el cumplimiento de las tareas institucionales, especialmente los que se realicen en el extranjero”. Además pide una “adecuada planificación” en la compra de pasajes, y que se solicite el visto bueno del directorio para la participación de ejecutivos en actividades en el extranjero.

El gobierno, además, solicita menores gastos asociados a la publicidad y difusión, llamando a las empresas a privilegiar las publicaciones de memorias y otros documentos por medios electrónicos.