El Consejo Mundial de Oro (WGC, por sus siglas en inglés) emitió su informe para este año sobre el desempeño que podría tener el metal.

En el documento, el organismo reconoció seis tendencias principales en la economía global que pueden dar un empujón al oro e influenciar su comportamiento en 2017. Estos serían los riesgos del clima político y geopolítico, la depreciación de las monedas, las expectativas al alza en la inflación, las tasas inflacionarias, el crecimiento a largo plazo de las economías asiáticas y la apertura de nuevos mercados.

“A medida que comenzamos el nuevo año, hay algunas preocupaciones de que la fortaleza del dólar pueda limitar el atractivo del oro. Por el contrario, creemos que el oro seguirá siendo altamente relevante como un componente estratégico de la cartera“, dijo el WGC.

En el informe se apunta a diversas situaciones de inestabilidad, producto de los procesos de elecciones en Europa, el Brexit y el inicio de la administración de Donald Trump en Estados Unidos, además de la relación que se pueda dar con China.

Ante esto es que el WGC indica que el oro se alza como un activo que se beneficia de los flujos de caja fuerte.

“El oro históricamente se desempeña mejor que otros activos líquidos de alta calidad durante los períodos de crisis y que lo convierte en un excelente proveedor de liquidez de último recurso”, señala el documento.

El organismo agrega que, pese a que los mercados bursátiles tuvieron un repunte durante la última parte de 2016, los inversionistas todavía corren el riesgo de la corrección de los mercados y, ante esto, “el papel del oro como un diversificador de cartera y una cobertura de riesgo de cola es particularmente relevante“.

La última parte del informe apunta principalmente a que los mercados asiáticos continúan expandiéndose.

China, India y Japón han sido actores activos en inversiones en oro, pero también se está sumando el mundo musulmán luego que la Organización de Contabilidad y Auditoría de Instituciones Financieras Islámicas, con el apoyo del WGC, lanzara el Estándar Shari’ah para el Oro.

Esto podría impulsar la demanda de oro de muchos mercados musulmanes de Malasia, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, donde la financiación islámica está bien establecida, a países como Indonesia y Pakistán, que están presionando para que las finanzas islámicas jueguen un papel más importante en su economía, señala el documento.

Revisa el documento completo:

Market outlook-January 2017