(La Tercera) El año recién pasado fue particularmente positivo para la Bolsa chilena. De hecho, el principal indicador de la plaza, el Índice de Precios Selectivo de Acciones (Ipsa), consiguió en 2016 una rentabilidad de 12,8% a 4.151,39 puntos, nivel de ganancias que no obtenía desde 2010.

¿Es posible que continúe con este rendimiento? ¿Podría sufrir un “efecto rebote” o el primer trimestre de este año es una oportunidad para aprovechar el rally? Antes de realizar inversiones a corto plazo, los expertos recomiendan considerar una serie de factores.

Nicolás Schild, responsable de Equity Research, de Santander GCB, cree que “es mejor siempre pensar en las acciones como una inversión de más largo plazo, porque es hacerse socio de una empresa”.

Para Pamela Auszenker, subgerenta de Bci Equity Research, “el horizonte de inversión siempre dependerá del perfil de riesgo del cliente y cuál es el objetivo de la inversión, por lo que, a priori, es difícil recomendar una inversión en el corto plazo sin conocer los antecedentes de cada cliente. Para quienes tienen un perfil de riesgo muy agresivo, el horizonte de inversión podría ser entre tres y seis meses”.

El portfolio manager de Zurich Administradora General de Fondos (AGF), Rodrigo Quezada, considera que pensando en el corto plazo, “aún continuará la volatilidad global producto de todas las reformas que sigue proponiendo y prontamente podría implementar Donald Trump, por lo que el mercado chileno sigue siendo atractivo como refugio, considerando que presenta, por lo general, retornos más estables”.

Aclarando la preferencia por el largo plazo, a la hora de invertir en acciones, Schild añade que para los próximos meses, “si bien estamos positivos para el Ipsa en un mediano plazo, no descartamos algo de volatilidad, dado el panorama externo (incertidumbre sobre las políticas que implemente el nuevo presidente de Estados Unidos, potenciales alzas en las tasas de interés, entre otras), y por los potenciales cambios en la carrera electoral chilena con la irrupción de nuevos candidatos y falta de visibilidad de propuestas políticas”.

En Bci esperan que “el primer trimestre sea realmente positivo para la Bolsa local, de la mano del reporte de utilidades de compañías para el cuarto trimestre de 2016 (que finaliza en marzo de 2017), que debiera dar un impulso adicional a la plaza bursátil”, dice Auszenker. No obstante, aclara que también se enfrentarán diversos riesgos en el período.

Aunque prefiere no dar estimaciones a corto plazo, Renzo Vercelli, gerente general de Corredores de Bolsa Sura, señala que la Bolsa chilena se encuentra “dentro de nuestros tres o cuatro activos globales preferidos”. El ejecutivo aclara que no necesariamente el crecimiento económico de un país está relacionado directamente con el rendimiento de su Bolsa. Esto, ya que mucho de la performance de una plaza bursátil se debe a su atractivo frente a otros mercados. Además, explica que muchos de los ingresos de compañías chilenas provienen de otros países, por lo que su valor en Bolsa depende menos de las cifras de actividad en Chile.

En cuanto a sectores preferidos, Claudio Faletto, operador directo de renta variable de Vantrust Capital, señala que básicamente ponen sus fichas en el sector bancario (Chile, Santander, Bci), impulsado por las expectativas de baja de tasa (menor costo de financiamiento para el banco y expectativas de mayor inflación) y el sector consumo/retail (Falabella, Cencosud, CCU).

Quezada, de Zurich, en tanto, indica que, “en general, no tenemos un sector favorito a destacar, pero sí vemos buenas proyecciones en empresas específicas. Sin embargo, dado el contexto económico de una posible baja de tasas en el plano local y un panorama un poco más positivo en lo político producto del término de gobierno, hay rubros que podrían verse beneficiados, tales como el de consumo y retail”.

Tanto Santander como Bci señalaron que más que sectores en general, están privilegiando la elección de acciones en particular.

Para Vantrust, los papeles favoritos para el primer trimestre son aquellos que quedaron rezagados respecto de sus máximos del año al finalizar 2016. “Creemos que estas son las acciones que tienen mayor potencial de corto plazo”, indica Faletto. En ese sentido, sus papeles favoritos para los próximos meses son: Sonda, Lan y Cencosud.

Otras acciones que pueden ser atractivas a corto plazo, de acuerdo a Vantrust, son Aguas-A, IAM y AES Gener. Sin embargo, “pueden tener alta volatilidad por el proyecto de ley de aguas”, advierten en la Casa de Bolsa.

Schild, de Santander, apuesta por acciones de compañías cuyos resultados se han mantenido “muy debajo de su potencial debido a la desaceleración de las economías”: Enel Americas, Falabella, Entel, AES Gener e Itaú CorpBanca.

En el caso de Enel, Santander detalla que “la compañía tendría una buena combinación de potenciales cambios regulatorios favorables para los próximos meses en Argentina y Brasil que permitiría entregar una mayor rentabilidad al negocio de distribución, a lo que se suman sinergias importantes tras la reestructuración de sus activos en Latinoamérica y un plan de inversión atractivo”.

Para Falabella, anticipan que les gusta, porque “tiene la posibilidad de continuar el crecimiento en número de tiendas y formato, lo que debería sostener el crecimiento en primera línea y, además, destaca la habilidad que ha demostrado para mantener márgenes y rentabilidad en tiempos de debilidad macroeconómica”.

Para Entel, estiman “una mayor visibilidad de resultados por las mejores perspectivas para Perú, además de una posición sólida en el mercado chileno, que le permite afrontar de mejor manera el alto nivel de competencia”. Respecto de AES Gener, destacan “el dividend yield esperado, que es el más alto del sector, un sólido crecimiento en Chile y diversificación regional que permite compensar parcialmente el riesgo de precio en Chile”. Por último, para Santander GCB, Itaú CorpBanca es interesante, ya que “a pesar del escenario macroeconómico que enfrenta el sector financiero en Chile y Colombia, consideramos que el mercado continúa subvaluando el papel”.

Las acciones preferidas para el período de Bci responden tanto a elementos fundamentales como tácticos, señala Auszenker, y son Cencosud, ItaúCorp, Lan y Banco de Chile.

Quezada, de Zurich, señala por su parte que para el período “nos gusta Parauco, por sólidos fundamentos y estabilidad de flujos, incremento importante en área disponible para arriendo en el corto plazo, valorizaciones atractivas”. Junto a esto, sostiene, “Falabella también se presenta atractiva por sólidos fundamentos y beneficiada por flujos hacia el sector”.