(La Tercera) Al corazón de la concesión eléctrica de CGE. Hacia allí está apuntando la nueva estrategia de Enel Distribución, empresa controlada por la italiana Enel y sucesora de Chilectra, y que acaba de anunciar su arribo a la capital de la región del Biobío.

Según explican fuentes de mercado, esto está en línea con una nueva mirada de la empresa que implica ir a atacar los mercados (go to market) y salir de su zona de concesión, que es la mayor parte de Región Metropolitana. Por largos años, entre CGE y Chilectra -por lejos las dos mayores distribuidoras eléctricas del país- existió un acuerdo tácito de no ingresar a las zonas de concesión del otro, el que se rompe con la llegada de Enel Distribución a la VIII Región. Precisamente, Concepción es el punto de partida de esta arremetida, pues el plan es abarcar, mediante la entrada a los negocios no regulados, gran parte del territorio.

Según una entrevista que publicó ayer el diario El Sur de Concepción, el gerente de Mercado de Enel Distribución, Simone Tripepi, la compañía planea invertir unos US$ 10 millones en una primera etapa en la zona, para desarrollar negocios como, por ejemplo, alumbrado público y suministro de energía a clientes no regulados. Además, firmará un acuerdo de colaboración con la Universidad de Concepción.

Para la filial de Enel Chile, este tipo de actividades representan una interesante oportunidad de crecimiento mayor al de la distribución eléctrica regulada. Por ley existe un monopolio en el negocio regulado, el que no abarca las actividades que están fuera del giro principal. En esa línea, Enel Distribución está mirando negocios como el alumbrado público, la movilidad eléctrica y el suministro a clientes libres, concepto que, que con la nueva ley, bajó su límite en términos de consumo mensual, permitiendo a varias empresas optar a abastecerse directamente de energía sin pasar por el distribuidor correspondiente a su zona.

Actualmente, Enel Distribución atiende a dos empresas del Biobío: Mall Plaza y Nestlé, como clientes libres. En cinco años, se han comercializado unos 200 GWh, mientras que la proyección de venta a este tipo de consumidores es de 350 GWh anuales con esta nueva arremetida.

También tiene un contrato para abastecer de energía al Hospital de Concepción, que se suma a otros dos con que Enel Distribución tiene contratos fuera de la zona de concesión: Castro y San Bernardo-El Pino.

Otros negocios que la ex Chilectra está mirando en la región del Biobío son la calefacción eléctrica y el net billing o generación distribuida, que permite a los usuarios generar su propia energía y conectarla a la red. A esto se suma la movilidad eléctrica, aspecto en el que el grupo ya tiene camino avanzado en Santiago.

[ Grupo Enel y Andina lideran ranking sobre calidad de información de empresas del IPSA]