(Estrategia) La Fiscalía Nacional Económica inició una relevante investigación, referida a la exigencia de la Corte Suprema a Quiñenco de desinvertir las estaciones de servicios ubicadas en todas aquellas comunas en que operaban tanto Enex como Terpel y que producto de la operación de compra, la variación del índice de concentración superaría los umbrales establecidos en la Guía del ente antimonopolios. En total, se enajenaron 61 servicentros vía remate.

En ese entonces, de acuerdo al fiscal nacional económico, Felipe Irarrázabal, Copec del grupo Angelini -empresa líder por lejos del sector combustibles con cerca del 60% de participación- habría adquirido al menos cinco estaciones de servicio que fueron desinvertidas por Quiñenco de los Luksic, emplazadas en La Dehesa, San Felipe, Pucón, San José de la Mariquina y Rancagua, lo que supone un cese en la explotación independiente de dichos servicentros.

La información pública disponible, dio a conocer el fiscal Irarrázabal en su informe, no permite dimensionar adecuadamente los potenciales riesgos y eficiencias que las operaciones descritas pudieran implicar para la competencia.

Considerando lo anterior y ante la ausencia de datos públicos suficientes, resulta necesario recabar mayores antecedentes sobre el particular, a fin de analizar los efectos de las operaciones en los mercados ligados a venta de combustibles, detalló la FNE.