(Diario Financiero) Uno de los fundadores de I Squared Capital, el gestor de inversiones independiente especializado en inversiones en infraestructura, que el lunes acordó la compra de los activos de la estadounidense Duke Energy, a excepción de Brasil, tiene un estrecho vínculo con Chile.

Se trata de Adil Rahmathulla, quien previo a la creación de esta administradora estuvo a cargo del negocio en América del fondo de infraestructura de Morgan Stanley.

En 2008 esta entidad se hizo con el 50% de la propiedad del grupo Saesa, firma dedicada a la distribución y transmisión eléctrica. La otra mitad de la empresa quedó en manos del fondo de pensiones de los profesores de Ontario, Canadá (OTTPP por su sigla en inglés).

Por su posición en el banco de inversión norteamericano, el ejecutivo ocupó un sillón en el directorio de Saesa, cuyas operaciones están concentradas entre las regiones de la Araucanía y Aysén, posición que mantuvo hasta 2011, cuando Morgan Stanley salió de esta inversión, vendiéndole su porcentaje al fondo estatal de inversiones canadiense de Alberta (AIMCo, por su sigla en inglés).

Posteriormente, en 2012, este ejecutivo junto a Gautam Bhandari, que estaba a cargo de las operaciones del fondo de Morgan Stanley en Asia, abandonaron el banco de inversión y se independizaron creando I Squared Capital, fondo que centraliza sus inversiones en Norte América, Europa y otros países de alto crecimiento.

Los ejecutivos dejaron el banco a raíz del impacto de una norma local, denominada regla Volker, que limitó la cantidad de su propio capital que un banco puede poner en riesgo, lo que complicó la creación de un nuevo y millonario fondo global de infraestructura que Morgan Stanley estaba preparando y que entre otros efectos prácticos impactaría los beneficios que recibirían los ejecutivos a cargo de estos vehículos.

Activos a la medida

Los activos de Duke Energy por los que I Squared acordó pagar US$ 1.200 millones, en una operación que incluye 2.300 MW de operaciones hidro y termoeléctricas en Perú, Ecuador, América Central, Argentina y Chile, están en línea con el perfil de las inversiones eléctricas que el gestor ha realizado desde su creación.

Lo anterior, porque en 2014 y a través de una subsidiaria se hicieron de 14 centrales hidroeléctricas en Estados Unidos, a las que este año esperan sumar otras cuatro unidades.

En 2015, en tanto, adquirieron una red de gasoductos en Nuevo México y en marzo de este año sellaron la compra de una generadora en Irlanda, la que abastece el 20% del consumo eléctrico de ese país.

En otras áreas de infraestructura, tienen posiciones en la industria de tratamiento de aguas residuales en China e India, incluyendo una participación mayoritaria en una línea eléctrica y una generadora solar en ese último país.

[Colbún buscaría crecer en Perú con compra de activos de Duke Energy]