(El Mercurio) Un ambiente más débil en materia de inversiones han enfrentado las constructoras contratistas de la minería debido a la baja que registra el precio del cobre desde hace un par de años, unido al deterioro de otros commodities .

Un ejemplo de lo anterior lo revela un reciente informe de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), que señaló que mientras en 2015 se registraron 42 proyectos mineros que sumaban US$ 77.290 millones, hoy se advierten 37 iniciativas por US$ 49.208 millones, lo que representa una merma de US$ 28.082 millones.

Varias de las principales constructoras proveedoras de la minería reconocen que el mercado de nuevos proyectos en juego se estrechó, lo que aumentó la competencia por ellos, por lo que se registraron a la vez menores precios ofertados para adjudicárselos.

Para enfrentar ese escenario, las compañías han decidido apostar a conseguir contratos en el rubro energía, principalmente, al que se agregan el industrial, forestal e infraestructura, entre otros.

A la vez, la opción de expandirse en el exterior también se transformó en un salvavidas para las firmas.

De todos modos, en las constructoras esperan que las inversiones mineras se reactiven, pues la demanda de cobre continúa, y Chile aprovecharía esto.

[Grandes constructoras ven caída de 14% en sus contratos en último año]