(El Mercurio) Las bajas probabilidades de efectivamente ganar un contrato en las recientes licitaciones eléctricas explicarían el desistimiento del grupo Total de participar en el concurso.

Ya era de público conocimiento el interés del grupo francés -que opera en Chile de la mano de la estadounidense SunPower, donde son propietarios del 60%- de participar en el proceso. Incluso Bernard Clément, vicepresidente senior de Total Nuevas Energías, reconoció en «El Mercurio» en mayo que estaban estudiando llegar con gas a Chile y que participarían de las licitaciones con un mix que combinaría energía fotovoltaica con esta tecnología, lo que les permitiría suministrar 24/7.

Sin embargo, según comentaron ligados a la industria, el grupo habría optado por dar un paso al costado. Consultada la empresa, no quiso referirse al tema. No obstante, fuentes señalan que la razón de esta decisión es la misma que ahora tiene complicados a todos quienes apostaron por participar con proyectos nuevos de gas. Se trata de la norma de la Comisión Nacional de Energía de que estas centrales deben indexar sus ofertas a proyecciones futuras del precio del hidrocarburo, lo que les resta competitividad frente a otras tecnologías, pero sobre todo con las centrales ya existentes que ya tienen depreciada su inversión.

Precios reales

La razón de esta exigencia del Gobierno es simple. El precio del gas depende del petróleo, que por ahora está bajo, pero podría no estarlo en el futuro. En estas licitaciones el Gobierno quiere evitar a toda costa que se presenten ofertas baratas que, al comenzar a suministrar en 2021, signifiquen precios más caros. Por eso, a diferencia de procesos anteriores, ahora fijó un precio de referencia basado en estimaciones que, para la industria, estarían por sobre las previsiones de la mayoría de las agencias y no les permitiría a los proyectos de gas hacer ofertas tan competitivas como el carbón y la hidroelectricidad.

En el mercado comentan que la obstinación del Gobierno de que los precios que se adjudiquen los contratos hoy sean los mismos que a 2021 incidirá en el fracaso de la administración de Michelle Bachelet de gasificar la matriz vía generación eléctrica. Lo anterior, porque en las condiciones exigidas es probable que prácticamente ningún proyecto nuevo de gas se adjudique un contrato de suministro, lo que además de dejar por esta vez fuera a Total del proceso podría excluir por ahora del mercado a empresas como la española Gas Natural Fenosa, la israelí IC Power, Andes LNG (asociación entre Shell, Mitsui y otro socio finlandés), y a los inversionistas chilenos BiobioGenera.

Con todo, todavía quedan otros 19.900 GWh que se subastarán en los próximos años, los que podrían revertir el panorama para quienes no ganarán contratos en estas licitaciones que se adjudicarán este miércoles 17 de agosto. Recientemente Equity Research Santander GCB advirtió que en el futuro podría ser necesario realizar licitaciones divididas según tecnologías para fortalecer la matriz.