(Expansion) Isolux Corsán cerró 2015 con unas pérdidas de 51,8 millones de euros, un 34% más que el año anterior, debido principalmente a su actividad en Brasil.

La memoria de la empresa destaca que el fondo de maniobra es negativo en 353 millones y las líneas de crédito a corto son solo 91 millones por los 211 millones de finales de 2014. Un desfase grave que el auditor no pasa por alto, por lo que lo destaca en su informe de auditoría de 2015.

Pese a este deterioro, la empresa subraya en su memoria que tendrá capacidad para mejorar su liquidez a corto plazo con el plan estratégico que tiene en marcha y que supondrá que sus acreedores tomen el control del grupo. Sin embargo, PwC también advierte de una «incertidumbre significativa» sobre el cumplimiento de este plan para vender activos y liquidar pasivos a corto plazo, ya que «algunos de los supuestos que se tienen en cuenta no puede estar bajo el control del grupo».

Al cierre del pasado ejercicio, Isolux cifra en 1.583 millones de euros su deuda corporativa. El grupo asegura que «la compañía pretende reducir dicho endeudamiento por medio de ciertas desinversiones estratégicas».

En abril, Isolux llegó a un acuerdo con sus bancos para adaptar su estructura financiera a las actuales «duras condiciones de mercado». El plan incluye que la banca acreedora inyecte hasta 200 millones de euros en el grupo para garantizar su viabilidad y eludir el concurso de acreedores, de los que 50 millones los ha recibido esta semana.

La facturación de la compañía se incrementó un 3,2% el año pasado, hasta 2.203 millones de euros. Por otro lado, el beneficio bruto de explotación (ebitda) de Isolux se situó en 176 millones de euros, cifra que incluye un «impacto negativo no recurrente relacionado con la situación macroeconómica de Brasil».

[Isolux Chile construirá tramo de línea Maitencillo – Pan de azúcar]