(Pulso) Los precios del petróleo anotaron una nueva caída ayer, luego de que el Gobierno estadounidense reportó un aumento en los inventarios tres veces mayor a lo esperado por analistas, hasta un máximo récord por sexta semana consecutiva, reavivando temores de un exceso de oferta que amenaza con revertir un repunte de dos meses del mercado.

La Administración de Información de Energía (EIA) dijo que las existencias de crudo subieron en 9,4 millones de barriles la semana pasada, cerca del incremento de 8,8 millones de barriles indicado el martes por el Instituto Americano del Petróleo pero lejos del aumento de 3,1 millones esperado por analistas en un sondeo de Reuters.

El petróleo Brent se contrajo un 4,25% en la jornada de ayer, mientras que el crudo WTI descendió un 7,52% hasta los US$38,38:

La debilidad de los mercados bursátiles en Estados Unidos, que desde inicios de año han operado en línea con el petróleo, también pesaban en los precios del crudo, en conjunto con la fortaleza del dólar, que hace a las materias primas denominadas en la moneda estadounidense más caras para tenedores de otras divisas.

Los precios del petróleo han escalado alrededor de un 50% en los últimos seis meses, tras tocar mínimos de 12 años.

Aunque algo de las ganancias de los precios se relacionan al declive en la producción petrolera de Estados Unidos y una sólida demanda de gasolina este año, la mayor parte se debe a los planes de la OPEP y otros importantes productores de congelar el bombeo en los niveles alcanzados en enero.

[Volatilidad de mercados en mínimos de dos meses en línea con alza del petróleo]