(Pulso) La Reforma Laboral está viviendo su última etapa en el Congreso, y en medio de tensas discusiones y acuerdos para lograr una nueva ley que regule el mercado del trabajo, un fallo de la Corte Suprema viene a complejizar la discusión.

Esto, porque la Cuarta Sala del máximo tribunal declaró inadmisible, por unanimidad, un recurso presentado por la empresa de call center Actionaline Chile S.A en contra de un fallo que rechazó el desafuero de los dirigentes Claudio Yutronic y Rodrigo Carmona.

Esta decisión ratifica la resolución que había presentado la Décima Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, que rechazó el desafuero de los dirigentes de la empresa.

La razón detrás de la decisión de la Suprema es que “la Constitución Política declara que la negociación colectiva con la empresa en que laboren, es un derecho de los trabajadores, salvo en los casos en que la ley expresamente no permita negociar”. Y agrega: “Actualmente la doctrina sostiene con unanimidad que la huelga se trata de un derecho fundamental, cuyo fundamento se sustenta en tratados internacionales de derechos humanos (…) Por tanto, si ella es el contenido de un derecho fundamental, ha sido superada la tesis que sustentaba que la huelga era una “etapa indeseable” de la negociación colectiva, por lo mismo, tampoco puede sostenerse que cualquier huelga que se realice fuera de la negociación colectiva sea ilícita o contraria al derecho”.

Por lo mismo la sentencia estipula que el hecho de que el legislador regule la huelga para un caso, no puede llevar a sostener que fuera de ella se encuentre prohibida.

Reemplazo en huelga

Ante el debate sobre el reemplazo en huelga, la Corte Suprema también se refirió en este fallo: “Si la huelga es un derecho fundamental, entonces, las medidas empresariales que lo limitan, como el reemplazo en sus dos versiones -contratando foráneos o moviendo internos- deben ser miradas como afectaciones que deberían eliminarse, porque en ambos casos sucede exactamente lo mismo: se deja a la huelga vacía de contenido -la empresa sigue operando normalmente- y la presión de los trabajadores queda convertida en una caricatura – tocar pitos y bombos-”.

Frente a ello, la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, manifestó que “la Corte reconoce los derechos colectivos como fundamentales, que la huelga es sin reemplazo y que se amparan estos derechos en los convenios de la OIT, que nosotros hemos ratificado. Eso no quiere decir que no exista o que no deba existir una reglamentación de la negociación colectiva y el derecho a huelga, que es lo que estamos debatiendo”.

Por otra parte, Cristián Aguayo, abogado laboral de AEM, señaló a raíz de este fallo, que “si los tribunales dan lugar a este tipo de interpretaciones, se pierde todo el sentido de un análisis tan concienzudo y negociado en el marco de la Reforma Laboral con la finalidad de regular detalladamente la negociación colectiva, en especial el derecho a huelga, si finalmente los tribunales superiores analizan de esta forma”.

[Reforma laboral: gremios y economistas rechazan negociación interempresas y pronostican impacto en empleo]