(Diario Financiero) Faltan seis meses para que el gobierno presente al Congreso el proyecto de Ley de Presupuestos para 2017. Y si bien el horizonte parece lejano para que se inicie la discusión, lo cierto es que el ajuste fiscal por US$ 540 millones anunciado el lunes por el gobierno prepara el terreno para lo que será el diseño del erario, el que el mercado anticipa como uno de los más austeros en años.

Cinco economistas que participaron de la reunión con el ministro Rodrigo Valdés ayer en Hacienda coinciden en que el techo del gasto para el próximo año no debiera superar el 3% -lo que contrasta con el 4,2% de alza este año-, de la mano de un alicaído nivel de crecimiento y bajo precio del cobre.

“El gasto no debiera crecer sobre 3% si se quiere mantener el compromiso con el balance estructural”, dice Cecilia Cifuentes, de Libertad y Desarrollo, que ve un Producto “en torno” a 2,5% para elaborar el erario.

El economista jefe de Banco Itaú Chile, Miguel Ricaurte, apuesta por un gasto que sube “apenas” un 3%, con un PIB situándose “a lo más” en 2,5% y un cobre que promediará US$ 2,28 la libra en el período.

“El Presupuesto 2017 deberá tener un techo en torno al 2,5% si el gobierno no desea volver a realizar un ajuste. También hay que ver cuánto se ajusta a la baja el PIB de tendencia en agosto”, dice Patricio Rojas, de Rojas y Asociados, quien anticipa que Hacienda construirá el erario con un PIB de 2,5% y un valor promedio del metal rojo en US$ 2,25 por libra.

El economista de la Universidad de Chile, Alejandro Alarcón, va más allá: “Tras el ajuste y para apegarse a la promesa de balance de Valdés, el gasto tendría que crecer cercano a 0% en 2017”, señala, proyectando un PIB de 2% en el ejercicio y una libra de cobre en US$ 2 promedio.

El socio de Pacífico Macroeconomía y Finanzas, Igal Magendzo, enfatiza que más que las cifras de gasto, lo que deberá monitorear el gobierno será el impacto del complejo escenario externo en los parámetros estructurales.

“Tampoco hay que olvidar que hay políticas sociales en implementación que están presionando el déficit fiscal”, dice.

BBVA: gasto público podría caer en algunos meses del año

El retroceso de 3,4% que registró el total del gasto público -presupuestado y extrapresupuestario- en enero confirma que el ajuste fiscal partió hace meses. Así lo asegura BBVA Research en un reciente informe, en el cual indica que de continuar con este ritmo, este año el gasto público terminará creciendo menos del 4,2% proyectado recientemente por el gobierno.

La entidad anticipa que se podrían volver a observar crecimientos acotados o incluso nuevas caídas en el gasto, «pero se trataría de casos puntuales donde la base de comparación que entrega 2015 es exigente, como marzo y agosto», dice el economista Cristobal Gamboni.

En este marco, BBVA sugiere «trabajar con un impulso fiscal e incidencia del gasto público en crecimiento del PIB algo menores de los que se derivan de la nueva estimación entregada por el Ejecutivo».

En cuanto a la inversión, que en el primer mes del año mostró un comportamiento idéntico a igual mes de 2015 (4,1%), Gamboni sostiene que -al igual que el año pasado- ve riesgos de subejecución, sobre todo teniendo en cuenta que un 30% del ajuste fiscal se hará en este componente.

A esto se suma el anuncio del gobierno de que solo el presupuesto de la cartera de Salud quedará intacto, ítem que ha mostrado sostenidamente una subejecución del gasto de capital en años anteriores, según recalca el reporte.

«Dada la dificultad del aparato público para gestionar/concretar inversión pública, y que es transversal a los gobiernos, este año el gasto público podría terminar creciendo menos de lo proyectado», advierte. Como el resultado de esto, BBVA estima que el superávit fiscal de enero habría alcanzado 0,7% del PIB, el más alto desde 2013.

[Gobierno recorta en US$540 millones el gasto público para este año]