El estudio “Estimación del potencial de ahorro de energía mediante mejoramientos de la eficiencia energética de los distintos sectores”, del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, señala que si no se implementan medidas de eficiencia energética a 2020, se requeriría aumentar la capacidad instalada de producción entre 7.000 MW y 8.000 MW.

“Esta discusión es sumamente importante, ya que siempre nos centramos en analizar cuánta energía se requiere para el futuro, sin detenernos a analizar cuanta energía podríamos dejar de usar antes de pensar en nuevos requerimientos”, afirma Diego Lizana, director ejecutivo de la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE).

La minería es una de las industrias más intensivas en el uso de energía en el país, y es también una de las que ofrece mayores oportunidades para la reducción de este consumo. En ese contexto, el ejecutivo analiza las brechas y avances de este sector. Lizana destaca como un hito relevante la reciente firma de un convenio entre el Consejo Minero y el Ministerio de Energía para avanzar en esta materia.

¿De qué manera la Agencia está apoyando a la industria minera a reducir sus brechas en eficiencia energética?
Nuestro principal foco hacia la industria está puesto en la formación de capacidades y promoción de los sistemas de gestión de energía como un factor clave en sus procesos. Existen datos tanto a nivel internacional como de empresas locales, de que en la industria en general se puede mejorar el desempeño energético entre 3% y 10% con sistemas de gestión de la energía. Por supuesto, es importante entender que estos sistemas son dinámicos y requieren control permanente para asegurar su éxito.

La industria va a requerir mayor cantidad de profesionales o técnicos con algún nivel de conocimiento en temas de gestión de energía, para cumplir con las exigencias de la nueva ley de eficiencia energética. Nuestros esfuerzos en formación de capacidades a nivel nacional y a nivel transversal en todas las industrias estarán puestos con esta visión. Estamos también trabajando fuertemente en promover la incorporación de la eficiencia energética en la fase de diseño de los proyectos y en la medición y la verificación de proyectos en base a estándares internacionales.

¿Qué rol puede jugar la eficiencia energética en una época contracíclica como la actual?
Los contraciclos del cobre presentan una oportunidad para aplicar el concepto real de eficiencia energética, que es el de lograr mantener los niveles de producción disminuyendo los costos asociados al consumo de energía.

En estos periodos más complicados, mejorar la gestión asociada al consumo de energía es lo primero. Esto no significa hacer grandes recambios tecnológicos de infraestructura, sino más bien cambios tecnológicos asociados a procesos, por ejemplo, a través de automatización y operatividad de equipos.

En este primer paso las compañías y su plana ejecutiva deben internalizar la eficiencia energética como una variable importante en la toma de decisiones y para ello es necesario implementar sistemas de gestión de energía que permitan incorporar el concepto en toda la compañía de manera transversal e incorporar también la realización de auditorías energéticas permanentes, con la finalidad de detectar posibles mejoras en los distintos procesos.

¿Debiesen siempre certificarse estos sistemas de gestión según ISO 50001?
La norma ISO 50001 es la referencia, pero eso no implica que todas las compañías tengan que estar certificadas en ella. El compromiso que tienen las empresas mineras con el Ministerio de Energía es lograr implementar un sistema de gestión de energía basado en estándares internacionales, o con lineamientos de estándares internacionales. Lo que se busca es que caso a caso cada empresa decida si en base a su maduración interna y su cultura organizacional corresponde o no alcanzar alguna certificación.

https://youtu.be/u518bR-ITMU

[AChEE destaca instalación de 52.000 luminarias LED en espacios públicos en 2015]