(El Mercurio) La decisión de Gonvarri la semana pasada, cuando anunció que no ingresaría al financiamiento de Abengoa España, terminó por confirmar la crítica situación que vive la firma de energía termosolar, que desde el 27 de noviembre fue expulsada del Ibex español.

Pero las secuelas de esta crisis comienzan a golpear sus filiales en América Latina. Ayer, la calificadora de riesgo ICR llamó la atención de Abengoa Chile, que actualmente opera en dos proyectos de energías renovables llamados Atacama 1 y 2, donde suman 420 megavatios de energía. Según la calificadora, ha tomado relevancia la capacidad de la firma de responder a sus obligaciones, mostrando un debilitamiento de su situación financiera y una mayor posibilidad de un default.

En Brasil, en tanto, trascendió ayer que el grupo habría despedido a 500 trabajadores, cifra que se podría incrementar hasta más de 1.500, según comunicó el sindicato. En dicho país tiene comprometidos 11 proyectos de transmisión eléctrica.
Despidos

En Brasil la firma desvinculó a 500 empleados, cifra que podría crecer a más de 1.500.

[Gobierno descarta impacto en licitaciones por proceso de quiebra de española Abengoa]