(Pulso) En la última licitación para clientes regulados la generadora eléctrica Colbún -ligada al grupo Matte- quedó fuera por no presentar toda la información requerida. Hoy la empresa mira el próximo concurso donde entrará a la pelea con las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) por parte de los 13.000 GWh.

Pero esto no es todo lo que la empresa tiene entre manos. Actualmente está compitiendo con GDF Suez y Brookfield Asset Managment para hacerse del 57,61% de las acciones que el gobierno de Colombia tiene en la empresa eléctrica Isagen, al tiempo que analiza otros activos en el país cafetero y en Perú. Esto, además de seguir apostando por Chile.

En este marco, el presidente del directorio, Bernardo Larraín Matte, asegura que en Colbún analizan todas las opciones, incluso la geotermia y discrepa de los actores como ENEL -la controladora de Enersis y Endesa-, que dan por muertas las grandes hidroeléctricas, así como las termoeléctricas. “El tema no está en el tamaño, el tema está en la sustentabilidad de cada proyecto”, señala.

La pasada licitación cerró a un precio promedio de 79,3 US$/MWh, con una alta presencia de ERNC. ¿Cómo lo analizan?

Esta es una demostración de que una buena política, como fue la ley de licitación que incorporó algunos mecanismos para incentivar la entrada de nuevos proyectos de cualquier tecnología, combinado con un sector privado pujante, competitivo y dinámico, da muy buen resultado. Es positivo, se mostraron precios competitivos, muchas ofertas y muchos actores con diversas tecnologías.
¿Fue un golpe para ustedes quedarse fuera de la licitación?

Es de público conocimiento que Colbún participó en licitaciones entre 2006 y 2010, tanto de clientes industriales como de distribuidoras, y esos contratos tienen plazos de 10, 15, 20, hasta 30 años, por lo tanto en cuanto a disponibilidad de generación competitiva, para una empresa como Colbún en particular, está más bien a partir del año 2020, por eso nos interesa especialmente el próximo proceso de licitación.

[“Ofertón” de las ERNC bloquea agresiva estrategia de Endesa y AES Gener]

En cuanto a su búsqueda de activos internaciones, ¿han avanzado en la licitación de Isagen?

El gobierno (de Colombia) no nos ha anunciado oficialmente el nuevo cronograma, se anticipan plazos breves. No es fácil armar una propuesta interesante en plazos cortos, pero aún estamos a la espera de lo que anuncie oficialmente el gobierno en cuanto al proceso de licitación.

¿Y en Perú?

Estamos mirando oportunidades de inversión fuera de país, así como también tenemos una cartera de proyectos en Chile. Estamos viendo distintas cosas; estamos en etapas tempranas de análisis, hemos participado en procesos, es un foco relevante mirar oportunidades de inversión en Perú o Colombia.
¿En Colbún seguirán desarrollando grandes hidroeléctrica o seguirán el camino de sus competidores, ENEL, de optar por infraestructuras de menor tamaño?

Tenemos todo tipo de hidroeléctricas, de 5MW, de 60 MW. Hoy día estamos construyendo una central de 30 MW, mini hidro, y pusimos hace dos año en marcha una central de 320MW, Angostura, que nos pone muy orgullosos porque pudimos compatibilizar la generación eléctrica con el desarrollo del turismo, el medio ambiente, y con una muy buena relación con las comunidades vecinas. El tema no está en el tamaño, el tema está en la sustentabilidad de cada proyecto y eso se evalúa proyecto por proyecto, no caben generalizaciones: que las grandes son así, que las pequeñas son asá, que las no convencionales son de cierta forma. Aquí lo importante es que sean competitivas, seguras, que den autonomía al país y que sean sustentables del punto de vista ambiental. Esas son características que pueden cumplir distintas tecnologías de distintos tamaños.

¿La termoeléctrica Santa María II es sustentable?

El componente térmico es relevante también. En todos los países del mundo hay un porcentaje relevante de generación térmica, sea con gas o sea carbón de última generación. Me refiero a última generación con normas de emisión que sean tan exigentes como las que se exigen para instalar centrales térmicas cerca de ciudades europeas, en Chile tenemos esa norma de emisión. Es materia de política pública si se hace más exigente, las empresas siempre estaremos cumpliendo con la norma de emisión que se imponga. Aquí no se puede prescindir de una fuente energética. La termoelectricidad es necesaria porque aporta ciertos instrumentos. Es sustentable en la matriz energética, pero también hay un desafío relevante en disminuir las emisiones, disminuir la exposición al tipo de exportados.
Considerando la importancia que tiene para ustedes la diversidad en la matriz energética, ¿apostarían a la geotermia?

La geotermia la hemos analizado en detalle durante mucho tiempo, tenemos un acuerdo con una empresa neozelandesa. El problema de la geotermia es que tiene un proceso de exploración inicial que puede ser bastante extenso y bastante riesgoso. Por eso no se han desarrollado proyectos geotérmicos en Chile hasta ahora, entiendo que hay un par de proyectos que están en desarrollo y sería muy positivo que comenzaran a operar y ojalá que se puedan desarrollar más. Hay un desafío en cómo enfrentar los riesgos de exploración en la geotermia, que es lo que hace que la geotermia tome más tiempo en desarrollarse que otras fuentes de generación.

¿Pero en Colbún hay interés?

Sí, nosotros siempre estamos mirando. El desafío de una empresa eléctrica creo que es tener un portafolio de proyectos de distintas tecnologías, en distintas fases de desarrollo y probablemente un portafolio de proyectos que va más allá de lo que finalmente termina ejecutándose. Nuestro desafío es siempre buscar tecnologías y tener un portafolio en desarrollo con el objeto poder elegir proyectos de ese portafolio.