(Pulso) El Gobierno de Venezuela estima que el precio del barril de crudo, fuente de la gran mayoría de sus ingresos en divisas, promedie US$40 en 2016, según el proyecto de ley del presupuesto para el próximo año presentado ayer.

Habitualmente, el Gobierno subestima el precio del petróleo en sus cuentas para cubrirse de eventuales caídas, pero este año había previsto un barril a US$60 que se quedó corto luego del desplome de las cotizaciones internacionales del crudo.

Desde mediados del año pasado, el crudo venezolano ha perdido la mitad de su valor hasta ubicarse cerca de los US$40, golpeando las finanzas de un país que atraviesa una recesión económica, escasez de bienes y elevada inflación.

Aún así, el ministro de Finanzas, Rodolfo Marco, dijo que el gobierno espera que la economía se expanda en 2016. “Este presupuesto permitirá retomar el camino del crecimiento”, dijo el ministro en la presentación del proyecto que debe ser aprobado por el legislativo.

Marco no presentó las premisas macroeconómicas que suelen acompañar el presupuesto, como la proyección de inflación, el tipo de cambio del bolívar y el PIB. Tampoco informó sobre el estado actual de los indicadores.

El año pasado, el gobierno del país petrolero estimó una inflación de hasta 30% para el presente ejercicio, pero el presidente Nicolás Maduro dijo la semana pasada que los precios podrían aumentar hasta 80%