(Diario Financiero) Tras la jornada crucial que vivirá hoy el gobierno y la Nueva Mayoría para llegar a un acuerdo conjunto en el proyecto de reforma laboral, el sector empresarial entrará de lleno a preparar una nueva ofensiva que permita incorporar las demandas que podrían quedar fuera de los perfeccionamientos que está ad portas de ingresar el Ejecutivo. Así, al menos, se deja entrever con el «cónclave» empresarial que tienen previsto realizar el próximo miércoles a las 9.30 en la sede de la Confederación Nacional de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conapyme).

La cita, organizada por el gremio liderado por Rafael Cumsille, pretende reunir a los representantes de los principales sectores productivos del país para analizar en detalle las indicaciones que deberá ingresar el Ejecutivo a más tardar el lunes a las 18.00 horas.

De hecho, la invitación ya fue extendida a la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) y las seis ramas que la integran, para lo que busca ser el primer encuentro que delinearía los pasos a seguir del empresariado post indicaciones.

Eso sí, el sector privado no da por perdidas las batallas, ya que estos días continúan sosteniendo reuniones con el mundo político para incidir en la discusión de los ajustes. Ayer, de hecho, el Congreso en Valparaíso fue el lugar de encuentro para identificar los puntos de acercamientos entre ambas veredas.

Propuestas de las pyme

Cerca de las 13.00 horas representantes de las siete ramas de la Conapyme conversaron con el presidente del Senado, Patricio Walker, donde se le entregó un documento con 32 puntos de cuestionamiento al articulado.

En el escrito figuran propuestas como eliminar la restricción a las empresas pyme de extender beneficios y que la constitución de un sindicato en una empresa requiera tener y mantener un mínimo de 25 trabajadores que representen a lo menos el 10% del total de los que presten servicios en ella.

Asimismo, en cuanto al fuero del día después, se sugiere que el sindicato deba informar al empleador la afiliación de nuevos trabajadores dentro del plazo de 24 horas contado desde la respectiva incorporación.

Si bien en la cita se evidenció que el régimen diferenciado para las pymes no ha sido profundizado en las reuniones de los parlamentarios con el gobierno, por lo que aún se están evaluando fórmulas para poder distinguirlas, se estaría esperando en concreto las definiciones del Ejecutivo para afinar el mejor escenario para el sector.

Tras la reunión, que se extendió por poco más de una hora, Cumsille insistió en el «por qué no establecer definitivamente que una organización sindical se puede constituir con 25 trabajadores», siendo que esto existía. «Lo lógico es que se vuelva a establecer este número y eso arreglaría muchas situaciones de las empresas de menor tamaño que hoy viven angustiosamente por sus bajas ventas, ya que hay una concentración de los mercados», dijo.

Además, planteó el perjuicio que significaría la prohibición del reemplazo en huelga en el sector. El dirigente calificó como «positivo» el encuentro, ya que existe un «amplio criterio» de trabajar en un régimen especial para las pymes. «Nos vamos contentos con la idea y compromiso que hay que seguir trabajando», afirmó.

A la cita también asistieron senadores como Carolina Goic, Andrés Zaldívar, Eugenio Tuma, Jorge Pizarro, Andrés Allamand.

¿Y el reemplazo interno?

Posteriormente, el turno fue del Comité Laboral Pro Empresa, liderado por la Sofofa, que se reunió con senadores del Partido Socialista.

Y a pesar que en la cita no se abordaron las fórmulas que estarían analizando senadores como Andrés Allamand para permitir el reemplazo interno tras una huelga efectiva de siete días, trascendió que en el edificio de La Industria la idea fue rechazada de plano, manteniéndose firmes en su postura de garantizar el reemplazo en el articulado.

Pese a esto, el gremio fabril habría pedido en el encuentro privado no generar un clima de polarización durante la discusión del proyecto.

Las negociaciones paralelas del gobierno y parlamentarios de la NM

La intensa agenda en materia laboral que tuvieron ayer los senadores del Partido Socialista no terminó en el almuerzo con el empresariado.

En la noche retornaron del Congreso de Valparaíso a Santiago para cenar en la casa de la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, y el titular de Hacienda, Rodrigo Valdés.

El jefe de las finanzas públicas, de hecho, aterrizó ayer al país para retomar las intensas negociaciones en torno al proyecto luego de ausentarse para asistir al tradicional ChileDay en Londres.

Durante esos días fue reemplazado en las tratativas por el subsecretario de la cartera, Alejandro Micco.

La postura de tanto senadores como diputados socialistas ha sido la de rechazar categóricamente el reemplazo en huelga. Con ese punto en mente llegaron los parlamentarios a la cena de ayer. Sin embargo, Valdés, en su tono de moderación, ya ha deslizado que se deben buscar fórmulas alternativas que amortigüen los efectos que podría tener la prohibición del reemplazo de trabajadores paralizados.

En horas de la tarde de ayer, además, el presidente de la Comisión de Trabajo del Senado, Juan Pablo Letelier, sostuvo un encuentro con la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, para abordar el emblemático proyecto laboral. Esto, previo a la cita que hoy sostendrá a primera hora la líder de la multisindical en el Ministerio del Trabajo con Rincón.

A las 08.30 arribará a Huérfanos 1273 la directiva de la Central Unitaria de Trabajadores, y en la cita además de Rincón, nuevamente estará presente el titular de Hacienda, Rodrigo Valdés.

Desde la semana pasada está programada para hoy a partir de las 10.00 la decisiva y maratónica jornada que busca alcanzar los acuerdos necesarios entre parlamentararios y el gobierno para desenredar los nudos emblemáticos del texto legal.

Privados reiteran sus inquietudes sobre proyecto ante senadores PS

El ambiente parecía distendido. De buen humor y con palmoteos de espalda, se retiraron ayer del Congreso los integrantes del Comité Laboral Pro Empresa, tras haber sostenido un almuerzo que se prolongó por más de una hora con los senadores del partido socialista.

Según ambas partes, el diálogo que se instaló en la instancia fue «franco y positivo».

«Nos vamos optimistas por la forma en cómo se avanza dialogando. Obviamente, cada uno tiene sus posiciones y análisis, pero lo importante acá son los puntos de encuentro, que a veces son más de los que uno piensa», señaló el presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Hermann von Mühlenbrock.

Sin embargo, en privado, los concurrentes al encuentro aseguraron que las conversaciones también fueron intensas e hicieron aflorar, una vez más, las fuertes divergencias que existen entre el sector privado y los parlamentarios de la Nueva Mayoría respecto de la reforma laboral. Ello, porque los senadores PS hicieron un fuerte hincapié en la filosofía que está detrás del proyecto, hablando de los abusos y derechos del trabajador, mientras que los dirigentes empresariales reiteraron sus principales inquietudes y advertencias de los efectos negativos que tendría la reforma.

Y a pocos días de que el Ejecutivo presente las indicaciones a dicho proyecto -el lunes próximo-, los empresarios se juegan sus últimas cartas por intentar influir en la redacción de esas modificaciones.

Si bien la reunión de ayer fue con los senadores PS, los contactos más intensos los han tenido con la Democracia Cristiana, partido en que encuentran una mayor recepción de sus demandas, especialmente de su preocupación por la prohibición del reemplazo en huelga. Pese a que esa inquietud es creciente, Von Mühlenbrock manifestó ayer que «si el Congreso toma una decisión, tendremos que acatar y seguir trabajando e invirtiendo con las nuevas normas».

Por su parte, el senador presidente de la comisión de Trabajo, Juan Pablo Letelier, garantizó que «lograremos tener acuerdo sustantivo en muchos temas, aunque vamos a tener desacuerdo en otras materias, pero que de todas formas no generarán un abismo en el país». Además, afirmó que el espacio de ayer sirvió para «despejar dudas y fantasmas, donde no tienen por qué existir, y los ámbitos donde se podrán pactar acuerdos parciales en esta reforma».

También se acordó que el equipo técnico de los empresarios y de los parlamentarios que asesoran a la Nueva Mayoría, se reúnan tras la presentación de indicaciones para poder analizar y discutir los principales puntos de dichas modificaciones.

Otros temas económicos también estuvieron en la palestra, tales como el desarrollo manufacturero, regionalización, agenda futura de empleo juvenil y de la mujer.