(La Tercera) El comercio exterior siguió contrayéndose en agosto y la balanza comercial registró su primer déficit en más de un año y medio.

La exportaciones cayeron 7% mensual y 17,7% anual, la mayor reducción desde mayo, hasta US$ 4.870 millones (FOB), de acuerdo con las cifras del Banco Central. Este factor sumó su séptimo mes de caídas, con lo que prolongó su peor período desde 2009.

Los envíos mineros, que en gran medida corresponden a los de cobre, se desplomaron 18,8% anual hasta US$ 2.591 millones.

En tanto, las importaciones se hundieron 5,6% mensual y 12,6% anual hasta US$ 5.236 millones (CIF) y US$ 4.931 millones (FOB). Así, las internaciones acumularon 25 meses en terreno negativo.

Los bienes intermedios lideraron los retrocesos con un declive de 18,1% anual, lo que se explica por el menor precio del petróleo. Este componente ha bajado en los últimos 13 meses.

Les siguieron los bienes de capital, que disminuyeron 6,6% anual. Esta categoría sirve como un anticipo de la futura inversión.

Por su parte, los bienes de consumo cedieron 5,3% anual y completaron cinco meses de contracción.

Con todo, el saldo de la balanza comercial anotó un déficit de US$ 62 millones, lo que no sucedía desde enero de 2014.