(La Tercera) Un llamado a la política y al Estado a realizar una “introspección” respecto de las reformas que impulsa el gobierno, hizo ayer Bernardo Larraín Matte, presidente del círculo de empresas y sociedad de Icare.

El también presidente de Colbún dijo que la situación económica que atraviesa Brasil, y en parte la de Chile, demuestran “la importancia del crecimiento económico, que se había soslayado en los últimos años”. En ese contexto, advirtió que el hecho que las reformas no sean expuestas al diálogo, no sólo resultaría perjudicial para la economía, si no que también para “el sentido común de la ciudadanía”.

“Respecto a la reforma laboral hay una transversalidad de economistas y expertos que han dicho al unísono la necesidad de adecuarla. Sería muy poco sensato no escuchar esa opinión”, agregó.

Colbún

Respecto al negocio hidroeléctrico que representa Colbún, Larraín Matte señaló que el sector cambió y que ya no es “coherente” tener un cronograma para la ejecución de proyectos. “En este sector hay que tener paciencia, visión de largo plazo, un portfolio de proyectos extenso en distintos países y en distintas etapas de desarrollo”, afirmó.

Larraín manifestó su desacuerdo con la idea de relacionar el tamaño de los proyectos hidroeléctricos a su impacto, en un sector que ha visto reducir las dimensiones de las iniciativas tras HidroAysén. “La discusión de sustentabilidad vinculada con tamaño es profundamente equivocada”, sostuvo.

Sobre el rechazo del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) al proyecto hidroeléctrico San Pedro, afirmó que Colbún presentó un recurso de reposición que dice que las apreciaciones legítimas de los servicios pueden ser subsanables en la tramitación ambiental.