(Pulso) Otra cifra más que bajaría este año en Chile. La Inversión Extranjera Directa (IED), según el informe de agosto del Consensus Forecasts, retrocedería en 2015 a US$ 17.500 millones, versus los US$22.000 millones de 2014, lo que constituye además su nivel más bajo de los últimos 5 años. En efecto, dicho monto sólo es mayor a los US$15.500 millones de 2010.

La consultora inglesa Consensus Forecasts catastra cada mes las proyecciones macroeconómicas de los distintos países y regiones en el mundo. En el caso de Chile, consulta a 19 entidades, entre las que se encuentran Citigroup, Libertad y Desarrollo, JP Morgan, la Cámara de Comercio de Santiago y todos los bancos locales, entre otros.

Para este año, los analistas consultados esperan que la IED llegue a un 7,2% del PIB, cifra también menor al 8,5% del año pasado.

En tanto, para 2016, el informe anticipa un comportamiento similar de la IED -igual monto- , aunque representaría un 6,9% del PIB, su porcentaje más bajo al menos desde 2009.

De los siete países evaluados en América Latina, se prevé una caída de los montos de IED en cinco de ellos, y un aumento en México y Perú.

No obstante, el país que sigue teniendo la mayor IED, a pesar de los problemas económicos, políticos y sociales  que ha vivido últimamente, es Brasil, para el cual se proyecta para este año el ingreso de US$ 64.200 millones , lo que en todo caso sólo significa un 3,4% de su PIB. Sin embargo, el año pasado dicho monto fue de US$ 96.900 millones. La estimación para 2015 también sería la más baja en los últimos 4 años. Para 2016 en Brasil esperan que la cifra siga bajando y sea de US$ 62.200  millones.

Para México se pronostica una IED de US$24.300 millones, que representa un 2,1% del PIB. Esta cifra es superior a los US$22.800 millones del año pasado, que fueron un 1,8% del PIB.

Perú es otro de los países que sigue mostrando su atractivo, pues este año la IED sería del orden de  US$8.100 millones, representando un 4,1% del PIB. El año pasado esta cifra fue de US$7.900 millones y sólo un 3,9% del PIB.

El informe señala que “dado que las perspectivas han empeorado en la mayoría de las principales economías de la región este año, los inversores corporativos probablemente van a migrar  a otros lados en busca de oportunidades de crecimiento”.

Proyecciones por sector

Consensus Forecasts también entregó proyecciones por sector en cada economía. Para este año se espera en Chile que el sector a Agricultura, Forestal y Pesca tenga su mejor desempeño desde 2011, pues crecería un 4,3% respecto al año pasado, en que aumentó un 2,8%.

En tanto para el 2016, esperan que este crecimiento se modere y crezca un 3,8%.

Sin embargo ,  los otros sectores evidencian expansiones más acotadas, como la Minería que sólo crecería un 1,4%, que si bien es levemente superior al 1,3% del año pasado, sigue estando muy por debajo del 5,9% que creció en 2013. En 2016 podría crecer 2,5%.

Otro sector que se recuperaría algo en relación al año pasado es Construcción, donde se proyecta un aumento de 1,9%, que es levemente superior al 1,5% de 2014, pero aún lejano al 7,2% de 2012. Para el 2016  se anticipa un aumento de 2,2%.

Por su parte, Electricidad, Gas y Agua registraría este año su peor comportamiento en los últimos años, creciendo sólo un 3%.  Este sector en 2011 creció 11,7%; en 2013, 9,8%; y el año pasado 4,9%. Para 2016 se espera una expansión de 3,7%.

Para el sector Servicios se pronostica un aumento de sólo 2,5% este año, y un 2,8% para el próximo.

La Industria Manufacturera, que retrocedió 0,3% en 2014, este año sólo crecería 0,2%. En 2011 esta sector crecía al 7,6%. Para 2016 repuntaría tímidamente a 1,1%.

El informe señala que “la caída de la inversión minera, junto con los precios más débiles del cobre, hicieron que el sector minero creciera un 1,3% el año pasado, mientras que la Construcción y la Manufactura tampoco lo hicieron muy bien”. Agrega que con tasas de interés en su mínimo histórico, las autoridades “tienen la esperanza de que ayudará a fomentar una recuperación este año”.

Se prevé que en el segundo semestre las cuentas nacionales muestres una débil recuperación.